Bronko Yotte: Retomando el camino

Hace un año todo era distinto. Afincado en Melbourne, Bronko Yotte había abandonado la idea de hacer música y su vida tomaba otro sentido. Pero el regreso a Chile lo hizo cambiar de planes y en sólo meses dio forma a un disco que podría ser su trabajo definitivo. Las vueltas del destino.

***

La vida en Australia era tranquila para Felipe Berríos (34). Corría 2011, y el hombre conocido en Chile como Bronko Yotte disfrutaba de su reencuentro con la familia materna y los nuevos desafíos. Era la segunda vez que llegaba a vivir a Melbourne, pero -a diferencia de la primera- ahora lo hacía junto a su esposa, con quien contrajo matrimonio sólo unos meses antes del viaje.

Durante un año y medio, buscar la independencia en tierras oceánicas sumido en su incesante labor de profesor sustituto, lo llevó a dejar casi completamente de lado la interesante carrera musical que venía forjando hace largo tiempo en Santiago y que, gracias a sus -hasta entonces- dos álbumes de estudio y un buen número de colaboraciones, lo tenía inmerso dentro de las figuras estelares del rap local. Pero eso no podía seguir así. Luego de un periodo de reflexión y aprendizaje en el exterior, Bronko Yotte estaba listo para regresar. Era 2012 y el MC volvía al país con nuevas ideas y un montón de vivencias como equipaje principal.

La experiencia adquirida en el viaje fue una gran influencia para «Con eso te digo todo» (2013), el disco que Berríos lanzó -vía Dilema Industria– a sólo meses de su retorno a Santiago. Lleno de reflexiones y referencias, el trabajo representa un crecimiento considerable con respecto a lo que había sido «SUPERHARTO» (2010), su segundo LP solista, editado sólo unas semanas antes de emigrar.

“Me fui a Australia en febrero de 2011. En ese tiempo venía de lanzar el ‘SUPERHARTO’, que fue un disco que se demoró un montón y terminó siendo súper distinto de la idea que yo tenía al empezar a concebirlo. Mi propia sensación frente al álbum era tibia, y por distintas razones no lo promocioné mucho”, recuerda ahora Berríos. Y analiza: “Irme a Australia me sirvió para tomar distancia de ese disco, de mi planteamiento frente a la música, de mis inquietudes; me sirvió para poder replantearme mi identidad”.

PUNTOS DE QUIEBRE

Bronko Yotte en Melómanos Magazine

Foto: Natalia Soto

Durante aquel periodo, el replanteamiento en la identidad del MC vino determinado por razones concretas. Si sus inicios con la banda Rapaces (en la que militaba junto a personajes como Lister Rossel y Celeste Shaw) y sus primeros intentos solistas se caracterizaban por encerrar una propuesta hip hop matizada por sonoridades negras y un gran sentido pop, en su segundo largaduración Bronko Yotte buscó romper las barreras y visitar terrenos como el folk y la canción de autor. Y para hacerlo, el músico se refugió en el colectivo Madhaus, marcando de entrada una diferencia con sus trabajos anteriores.

-En «SUPERHARTO» trabajó gente que no estuvo en el EP «Piensa en mí cuando duermas» (2006) ni en «Vive el Nivel» (2007). ¿Qué piensas de eso ahora?

-Ese disco lo saqué con un grupo de artistas que se llama Madhouse. Ahí me acogió Sebastián Román (de MKRNI), quien, junto a Fernando Lira, me ayudó un montón en la producción. Él fue súper buena onda conmigo, pero finalmente estando en Australia me di cuenta que yo no tenía mucho que ver con ese mundo. O sea, Madhouse está lleno de cabros súper talentosos en distintas áreas y es un ambiente súper creativo, pero es otra generación; teníamos buena onda, pero como que la relación era un poco forzada. El hecho de estar en Australia, sumado a muchas experiencias personales, me sirvió para darme cuenta de eso y pensar qué soy yo, qué es lo que me gusta hacer y en qué me siento más cómodo.

-Ese álbum parece tener cierta búsqueda, porque además de las colaboraciones de Sebastián Román y Fernando Lira, cuenta con apariciones de gente como Matías Cena y el sello BYM. ¿Lo ves así?

-Sí, claro, hay algo de folk y algo de estilos de música a los cuales ni siquiera soy naturalmente muy cercano, como el noise. Hay pequeños matices de cosas así. Hubo una búsqueda propia. En cierta forma, yo quería hacer una manifestación de que era músico más ampliamente que rapero. A mí esa etiqueta me molestaba, pese a que la música (rap) siempre me gustó, entonces tenía esa inquietud de sacármela. Sin embargo, eso no funcionó y me di cuenta que la gente te va a percibir o te va a denominar como ellos quieran, entonces uno tiene que estar tranquilo con eso.

CON ESO TE DIGO TODO: IDA Y VUELTA

Con ese aprendizaje adquirido, Bronko Yotte se fue del país y, aunque no tenía pensado hacerlo, comenzó a dar forma a las canciones que tiempo después serían su nueva placa. Sin compañía y con mucho tiempo a su disposición, el músico y poeta se adentró en uno de los procesos más complejos de su meteórica carrera musical, el que sólo vio su fin cerca de un año después, cuando volvió a Chile y materializó lo vivido en «Con eso te digo todo».

Además de reflejar un retorno a las raíces, el trabajo sintetizó el aprendizaje obtenido con la estadía fuera del país. Sin embargo, ese no es el único tópico visitado en él, pues, junto a colaboraciones de MCs como Seo2, Jonas Sanche, Ceaese, Gen y Emone Skillz, Berríos se da tiempo de analizar temáticas como la ética, situaciones de la cotidianidad, el amor en un sentido amplio y su rol como profesor, siempre con su característica frescura.

-«Con eso te digo todo» parece ser una vuelta a lo que hiciste en tus primeros trabajos. ¿Lo sientes así?

-Sí. Pasó que ya estando lejos de todo, estando lejos de la presión común y teniendo otros tiempos, tenía la posibilidad de preguntarme qué hacer yo solo. Yo estaba ahí, con mi computador con programas que me había conseguido, y me pregunté qué podía hacer con eso. Empecé a buscar un lenguaje y me demoré. Hay muchos tipos de rap y de música en general que me gustaban, pero de repente me encontré de nuevo con un cierto tipo de hip hop; con los sampleos, que siempre los he querido como recurso. Esa primera génesis fue súper libre y desprejuiciada, y le sirvió un montón al disco.

-También es llamativo el número de colaboraciones que tiene la placa y sus características, porque hay representantes de las distintas escuelas del rap local. ¿Tenías esa intención?

-Yo creo que eso de que sean de distintas escuelas vino por añadidura, porque primero está la conexión personal que tengo con cada uno y después se dio la característica de que apuntan para distintos lados. Cuando yo empecé a rapear como solista estaba un poco en contra de las colaboraciones, porque el hip hop es una cosa demasiado amplia y sentía que faltaba que se desarrollara cada intérprete, cada grupo. Ahora, en esta oportunidad, sentí que podía ir en la dirección contraria, que podía ir a encontrarme con gente, porque el rap chileno ha crecido mucho y hay muchas voces distintas; hay mucho MC de calidad que tiene su propio cuento. Fue un buen momento para empezar a participar y colaborar con distintas personas.

-En ‘Mochila’ rapeas sobre tu rol como profesor. ¿Cuánto influye ese aspecto de tu vida en lo musical?

-Influye mucho, porque es una labor discursiva a la que he empezado a verle más cosas en común con la música que a separarla. Ha sido un movimiento progresivo de integración de ambos roles, porque cuando empecé quería ser profesor y en mi vida personal ser MC o cantautor. Nunca le he contado a mis alumnos que yo hago esto, pero lo han descubierto por ellos mismos, así que ahora los tengo que incluir en lo que hago. O sea, tengo que estar pensando que ellos también me pueden escuchar, porque sé que mis alumnos lo valoran mucho.

-Teniendo en cuenta que éste es tu tercer largo rapeando en solitario y que llevas acumulados muchos años de experiencia, ¿Qué tanto del Bronko Yotte de los inicios queda en tu trabajo actual?

-Yo creo que lo que se ha mantenido más invariable ha sido la voluntad de jugar. De jugar con las palabras, con los conceptos, de reírse de lo que todos creen invariablemente; reírse de uno en la medida en que uno tiene responsabilidad en los fracasos también. Hablar de temas sociales, pero partiendo de la psiquis de las personas que componemos la sociedad.

-¿Qué esperas tras lanzar este nuevo disco?

-Ahora estoy acá y sólo tengo intenciones de estar en Chile por un buen tiempo. A lo mejor más adelante me vuelvo a ir, pero por el momento estoy completamente acá y no con una pata en otro lado como me pasó cuando estaba produciendo «SUPERHARTO». Tenía que sacarlo rápido porque sabía que pronto me iba a ir. Ahora no. Ahora estoy acá, estoy centrándome en esto, en su producción, en promocionarlo, en sacar videos, tocar en vivo, armar una banda estable. Yo creo que con todas esas cosas se irá avanzando.

Foto: Natalia Soto


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

  1. […] en el lejano 2013, en la entrevista de portada de nuestra revista, Bronko Yotte dejaba clara una llamativa intención: no quedarse encasillado en […]

Deja un comentario