Imagine Dragons: Capacidad y entrega

Imagine Dragons en Chile
Domingo 12 de abril, Movistar Arena
Lotus Producciones

Que un concierto termine por transformarse en una instancia inolvidable depende –la mayoría de las veces- en partes iguales del desempeño de la banda y la compenetración que ésta tenga con el público. Y en esa ecuación, pocas veces las cosas resultan tan perfectas como la noche del domingo, en lo que fue el segundo concierto de Imagine Dragons en tierras locales.

Desde que saltó sobre el escenario (tras breves pero intensos sets de los argentinos Banda de Turistas y We Are The Grand), el cuarteto de Las Vegas dejó en claro que venía a extender la buena impresión que dejó en su debut en el país un año antes, en el marco de Lollapalooza Chile. Ahora, eso sí, tenían a disposición un Movistar Arena repleto de una fanaticada diversa y cautiva, que demostró su compromiso con los músicos apenas sonaron los primeros acordes de ‘Fallen’, el tema de entrada.

El griterío ensordecedor era una prueba de aquella devoción, aunque ese fanatismo mostró su lado más amable en las coreadas interpretaciones de las canciones de “Night Visions” (2012) y en la respetuosa y entusiasta recepción a los cortes de “Smoke + Mirrors” (‘Shots’, ‘Polaroid’, ‘I’m so sorry’, ‘Gold’), el disco que el grupo lanzó en febrero de este año y que, por ser la excusa de esta visita, tocaron por completo.

Además, como buena banda que aspira a la masividad, Imagine Dragons echó mano con naturalidad a recursos que ayudaron a mantener en éxtasis al público durante la hora y 45 minutos que duró el espectáculo. Frontman consumado, Dan Reynolds se ve como un experimentado ejecutor de ellos y desata con facilidad la locura moviéndose con gracia en todo momento, conversando en español, haciéndose cargo de las percusiones e incluso lanzándose a la masa. Aunque de todas formas resulta importante aclarar que no todo remite a la pirotecnia: pese a lo efectivos que son en ello, el grupo es una maquinaria que además suena a la perfección y donde cada integrante aporta lo suyo, siendo su principal arquitecto el completísimo baterista Daniel Platzman.

ImagineDragonsxCarloMuller_mlns

Pirotecnia y sonido se conjugan en los diversos momentos del concierto, en los que la banda hace gala de una versatilidad que los lleva de la festividad de temas como ‘On the top of the world’, a la emotividad de ‘It’s comes back to you’ y ‘Release’, y a la energía rockera de ‘Friction’. Es ahí donde se terminan por confirmar las capacidades de un proyecto que bien podría seguir el camino del rock alternativo de estadio que tan bien han depurado sus coterráneos de The Killers.

Lo anterior toma más sentido en la interpretación de hits como ‘It’s Time’, ‘I bet my life’, ‘Demons’ y ‘Radioactive’, piezas estelares a las que la banda sabe sacar brillo sobre el escenario, dejándolas como esos momentos inolvidables para cualquier fanático.

“Sólo espero que esta noche sea la mejor de sus vidas”, dijo en un momento Dan Reynolds. Esa frase, más que parecer una de las típicas estrategias de un artista por caer en gracia a un público extranjero, fue el sello del compromiso que adoptó Imagine Dragons con la audiencia local. Y vaya que lo consiguieron.

Foto: Carlos Müller para Lotus


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *