Lukas Graham – Lukas Graham (2015)

Lo de Lukas Graham y compañía, funciona. El pop-soul siempre ha sido un estilo mucho más catchy, radial, pegajoso y, si se logra de manera más profesional y con buenos músicos en la banda, nada puede salir mal.

Con Lukas Graham pasa esto. Son canciones profundas y con un significado mucho más personal las que dotan al álbum de una calidez especial, algo que no pasa desapercibido a diferencia de lo que sucede con muchas bandas actuales. A pesar de ser un sonido comercial, se nota que el trabajo que existió detrás fue arduo, que tomó bastante tiempo y que cada canción tiene mucha dedicación. Nada está al azar.

El cuarteto danés que comenzó su carrera artística hacia el año 2011 no había resultado ser tan llamativo hasta que lanzaron “Blue Album”, un segundo elepé con el cual lograron la consagración internacional. El éxito definitivo llegó gracias a ‘7 years’, canción con melodía infantil, casi rememorando las viejas cajas musicales, donde Lukas cuenta una historia de vida que pareciera ser la propia.

Otro de los singles ganadores es ‘Mamma Said’, que también se caracteriza por tener una vibra infantil, con voces de niños ayudando a armar una canción con tintes mucho más urbanos, incorporando una base hiphopera aunque sin perder de vista el pop y el soul tan característico. Acá también somos testigos de la historia de vida de Graham, donde incluso incluyen el lugar donde creció en su vídeo musical.

No resulta una tarea muy compleja escoger las canciones que más destacan del álbum y ‘Better Than Yourself (Criminal Mind Pt 2)’ definitivamente es una de ellas. La letra, con una profundidad increíble, relata la experiencia de perder a un amigo de la infancia. Una melodía casi igual a ‘Moonlight Sonnata’ de Beethoven es la que da inicio a este viaje, lleno de emoción y profundamente conmovedor.

Otra de las destacadas es ‘Funeral’, canción que finaliza un álbum de once canciones. Con una tónica personal, este tema nos sumerge en lo más rico y simple del soul. Una voz principal, un coro y un piano como protagonista son la clave de una canción que invita a ser cantada, a acompañarla con las palmas, a sentirte parte de algo especial. Y eso es, justamente, lo que sucede en casi todo el álbum, ahí es donde recae su fortaleza.

Lukas Graham y compañía lograron dotar de profesionalismo un estilo que, hasta ahora, no fue más que un sinónimo de simpleza e intrascendencia. Pocas han sido las bandas que han logrado avanzar más allá, de mostrar un sonido único y fácil de digerir, pero Lukas Graham y compañía se esfuerzan por ser reconocidos no solo por lo “oreja” de sus canciones, sino también porque derechamente hacen música con sustancia. Y eso es lo complejo. No todos pueden darse el gusto de tener el material correcto para seguir ese sendero, pero Lukas Graham sí lo tiene y las cifras lo acreditan: el éxito estaba asegurado.


23. Casi periodista. Melómana. (@lameldad).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *