Los rincones de Nonato Coo

Estaban nerviosos. Y no era para menos. Hace sólo unos meses habían lanzado su primer disco y ahora los estaban invitando a abrir un concierto. No una tocata como en las que acostumbraban a compartir con su gran grupo de bandas amigas. Era un concierto con todas las de la ley, con producción, transporte, backline pro y todas las cosas que implica un evento de ese tipo.

Cuando Niños del Cerro teloneó a José González en La Cúpula fue un momento especial. Y eso se notaba en sus movimientos y en sus rostros, tan familiares ya para quienes venían siguiendo la nueva escena de bandas que se hizo notar en 2015.

Esa noche fue especial no necesariamente porque fueran fanáticos del artista. Era, más bien, la concreción de esa fantasía que tiene todo músico de tocar en ese tipo de conciertos al que le gusta ir como público. De hecho, la banda se terminó de formar un par de años antes en el primer show de Mac DeMarco en Chile; un evento organizado por la misma productora que ahora los había contratado para tocar.

Pero más allá de lo que ellos pensaran, esa apertura a José González ponía en imágenes un hecho fácil de notar: el proyecto había crecido impresionantemente rápido desde su formación hace un par de años en un colegio de La Florida.

De tocar en patios de casas, ahora estaban frente a un La Cúpula repleto. De colgar sus primeras canciones en Soundcloud, ahora eran autores de Nonato Coo, uno de los discos más representativos de su generación (trabajo que incluso luego les valió un Premio Pulsar).

Ellos, sin embargo, siguen siendo los mismos. Siguen caminando por las mismas calles de siempre, juntándose a pasar el rato con amigos. Siguen tocando en casas y colegios. También lo hacen en sesiones audiovisuales o en donde los inviten. Es la declaración de principios de un grupo que a poco andar ya ha demostrado su infinita capacidad. No hay límites.

*Niños del Cerro lanzan esta noche su disco “Nonato Coo” en vivo. El concierto es a las 21:00 horas en Sala Master y ya no quedan entradas disponibles.

Texto: Ignacio Silva


TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *