La nueva odisea de Alex Anwandter

Tras cinco años, está de vuelta. En “Amiga”, su nuevo disco, Alex Anwandter se atreve a experimentar con nuevos sonidos y a cantar sobre temas complejos, que van desde la homosexualidad hasta las libertades personales y el acoso. Acá reflexiona sobre los procesos que influyeron en su nueva etapa y en el álbum que presenta en vivo este sábado en el Teatro Caupolicán.

***

28 de abril, 2011. Una marcha convocada por la Confech se convertiría en la primera de innumerables manifestaciones, paros y tomas de colegios, liceos y –sobre todo- universidades. Fue el punto de partida de una revolución estudiantil histórica.

También fue el punto de partida para la nueva etapa de Alex Anwandter.

“En mi opinión, ese fue un año súper importante para nosotros. Fue súper convulsionado y, para mí, inspirador. Y fue inspirador de un proceso de reflexión y de autocrítica con respecto a mi trabajo. Esa reflexión era básicamente preguntarme: ‘¿es esto suficiente?’”, analiza ahora el músico. Y luego continúa explicando: “Comencé a cuestionarme cosas como si mi música se puede asociar a valores que yo no comparto, o si sirve para vender un refrigerador, ¿estoy siendo lo suficientemente directo, claro, conciso y frontal con las ideas que pienso que tengo y las cosas sobre las que quiero reflexionar?”.

Esas ideas son las que influyeron en el proceso de creación de “Amiga”, el disco lanzado en abril a través del ahora extinto sello CHV Música, el tercero de un recorrido en solitario que comenzó en 2010 con “Odisea y el encargado de traer de regreso a Anwandter en el plano discográfico cinco años después de “Rebeldes”.

“Este trabajo tiene mucho de personal y mucho de político. Ambas partes conviven dentro de él desde el momento en que escogí un método para hablar de política: ser muy personal”. En efecto, casi el total de las 11 canciones del álbum poseen una potente carga político-social, en letras punzantes que hablan por igual de libertades personales, fiestas, relaciones homosexuales, traiciones, políticos y fiesta.

Un claro ejemplo de ello se encuentra en ‘Siempre es viernes en mi corazón’, primer single del álbum en el que, junto a Ale Sergi y Juliana Gattas de Miranda!, el ex líder de Teleradio Donoso canta frases como “La iglesia me mandó al infierno, y el congreso piensa que estoy enfermo / Si quiero prenderle fuego a algo, que sea la iglesia y el congreso”, en medio de una letra que habla de la necesidad de salir de la rutina. También está esa suerte de actualización de ‘Corazones Rojos’ que es ‘Mujer’ y esa declaración de principios que es ‘Manifiesto’ (“Hoy soy mujer, el maricón del pueblo aunque me prendan fuego”). “Ocupé mucho esa frase (que no es mía por supuesto) que dice que lo personal es lo político, como un camino para descubrir cómo afecta la política, y la política entendida como las decisiones que tomamos colectivamente sobre nosotros mismos; a quién protegemos, a quién dejamos sin protección, quién es inferior y quién es superior”, explica el músico.

Su nueva visión, sin embargo, ha sido asumida de diversas maneras. “La gente se ha agarrado mucho de esa reflexión mía como si le estuviera tirando palos a colegas. La verdad es que no, tiene que ver conmigo, es una cosa personal. O sea, no porque yo haya hecho este disco pienso repentinamente que Juan Gabriel es una mierda burguesa y desclasada. No, lo sigo admirando igual que antes. Es una cosa que tiene que ver con mi vida y con cómo yo me quiero sentir cuando me voy a acostar y cuando canto canciones en un escenario”.

Es un proceso de autocrítica.

Claro. A lo largo de mis años trabajando como músico me he dado cuenta que la cualidad de la sinceridad, de la autenticidad, es una cosa fundamental. Es súper evidente que la gente quiere que sus artistas sean sinceros, pero a mí también me importa ser sincero conmigo mismo. Soy una persona a la que le importan mucho estas cosas. Y lo digo como un ciudadano, no como un vocero de nadie. Entonces, estos temas que estoy hablando son un camino a ser una sola cosa entre lo que es mi esfera personal, mis reflexiones con respecto a mi entorno y mi contexto, y mi trabajo, que es un trabajo artístico.

Teniendo en cuenta este proceso de reflexión y de cuestionamiento de tu propio trabajo, ¿cómo miras hoy, en el 2016, el trabajo que hiciste antes en Teleradio Donoso, Odisea y “Rebeldes”?

Bueno, hay cosas que están más cercanas a mí ahora que antes, así como uno conserva amigos y a otros los pierde. Es algo parecido. Lo que me pasa con mis canciones antiguas curiosamente es que mientras más conectado estuve conmigo mismo, independiente de lo que hable, más me siguen gustando. Hay canciones súper antiguas con las que puedo sentir todavía una conexión grande que logré y que todavía me identifica. Eso es lo que sigo tocando en vivo también, es mi criterio para elegir las canciones que toco.

A pesar de que el disco aborda temas políticos y sociales, el disco se llame “Amiga”, como una de sus canciones más personales. ¿Por qué se titula así y no con algo más alusivo a sus reflexiones? ¿El título “Amiga” tiene algo detrás?

Sí, tiene algo detrás, pero te lo voy a responder en negativo con algunos ejemplos: no se llama “Manifiesto” porque ya hay un disco que se llama “Manifiesto”, no se llama “Mujer” porque no soy mujer y creo que es importante no pretender asumir una especie de vocería de mujeres siendo hombre. Estoy aquí frente a ti, vestidito, disfrazado de hombre; es parte de mi identidad, supongo. No sé lo que es andar en la calle siendo mujer, entonces tampoco quiero pretender representar algo así.

Comentabas que tu mensaje se ha tomado como una crítica a tu generación completa. ¿Te llama la atención que el pop chileno no tenga tanto arraigo con temáticas más sociales y conectadas con la gente?

No, no me llama la atención. El mundo nos empuja a eso, a pensar como individuos y como consumidores, y en el beneficio propio. O sea, ese sueño colectivo en Chile fue sistemáticamente desmantelado durante 17 años y luego, de ahí en adelante, se profundizó ese esfuerzo por volvernos egoístas. Pero no separarse de eso es, en cierto grado, una falta de reflexión también. O sea, nosotros no venimos de la nada. Fuimos una sociedad que pensó en conjunto antes y los artistas estaban conectados con esas cosas. Yo no veo ninguna razón por la que no podamos volver a conectarnos. Y a mí me gusta. O sea, yo no lo hago solamente desde una especie de seriedad, sino que me gusta hablarle a otra persona; no quiero sólo que el mundo se entere sobre lo triste que estoy porque no sé quién me pateó, o algo así. Siendo que sí, eso nos pasa a todos y nos afecta, pero hay otros temas cuáticos sucediendo y que personalmente me impresionan un montón. Sobre todo los temas de las distintas violencias que afectan a la gente. Pero no, no me sorprende. O sea, la cantidad de ofertas de marcas que yo rechazo porque sólo se tratan de vender, va muy para allá. Pero no es una cosa como “puta que están mal los artistas”. El mundo funciona así hoy en día, eso es lo que ganó.

Ale Sergi en el set de "Siempre es viernes en mi corazón". Foto: Esteban Vargas Roa.

Ale Sergi en el set de “Siempre es viernes en mi corazón”. Foto: Esteban Vargas Roa.

 

REFLEXIONAR BAILANDO

Además de sus letras, otro elemento que caracteriza a “Amiga” es su sonido. Producido por el propio Anwandter, el disco mantiene en varios de sus pasajes la electrónica orientada a la pista de baile de “Odisea” y “Rebeldes”, pero también deja espacio para temas piano-voz de aires introspectivos y revela su ambición incorporando elementos propios de la balada, el folclore y la música de cámara.

¿Cuál era tu búsqueda sonora en este trabajo, tanto desde tu rol de compositor como de productor?

Fue bien interesante en términos musicales lo que intenté hacer. Fue, básicamente, el disco en el que menos esfuerzo le he puesto a eso, en la medida que dejé que lo que sea que me haya influido durante toda mi vida se filtrara a través de mí y no intenté para nada limitar estilísticamente el disco porque también siento que es un reflejo de cómo se aproxima uno a la música hoy en día. O sea, yo no conozco a nadie que sólo escuche un tipo de música. Entonces no creo que sea una cosa absurda pasearse por diferentes tipos de música. Tampoco es que haga agro metal y cumbia villera; son cosas que me gustan y que me preocupé de que se unieran con coherencia.

El hecho de tocar temas complejos desde un sonido y una actitud festiva no es tan usual. ¿Consideras eso parte de tu discurso?

Es parte de una búsqueda, porque yo no siento que el disco tengo un discurso; siento que plantea una reflexión y algunas preguntas. No me parece decirle a la gente cómo tienen que pensar. En ese sentido, y sólo para precisar, el concepto discurso no me identifica tanto. Creo que efectivamente no se suele juntar esta estética con ese tipo de mensajes porque… no sé por qué. Supongo que históricamente lo entretenido sirve para vender, pero yo veo algo entretenido y conciso; algo que se preocupa de no aburrir como una herramienta potente para hablar de temas que muchas veces son demasiado serios como para que la gente quiera incorporarlos a su reflexión. Y es súper importante po, porque si no estás dando la lata. Y la gente ya tiene suficiente lata en su vida normal. También la idea es presentarles algo novedoso, porque siento que retrotraerse a estéticas de protesta antiguas no tendría impacto hoy. O sea, si yo pesco una guitarra acústica y hago una canción de seis minutos sólo con estrofa, sin ningún coro, y cada estrofa toca un problema social de Chile… OK, sería genial, pero sólo si está tan bien hecho como se hacía antes. Aunque al mismo tiempo es una cosa que tiene 50 años.

Tal vez impactaría dentro de un grupo que ya se cercano a esas problemáticas.

Exacto. Esos amigos ya hicieron su trabajo. Hay que renovarlo. Me parece súper importante no ser absolutamente panfletario.

El lanzamiento es este sábado en el Teatro Caupolicán, que es uno de los escenarios importantes de la escena local. ¿Qué significa para ti lanzar el disco en un lugar como ese? ¿Hay alguna expectativa particular?

Sí. O sea, hacer un Caupolicán es como un escalón, un hito, y me gusta que el escenario vaya creciendo en la medida en que significa que uno se va conectando con más gente. Y sobre todo para este disco, que es como que se pase por emociones tan colectivas, creo que es súper bonito que eso crezca también.

Y en cuanto al show mismo, ¿estás preparando algo especial? Pareces ser una persona muy perfeccionista.

Bueno, este tipo de shows se preparan. Los de este tipo que he hecho han sido súper especiales, como bien irrepetibles, partiendo porque uno toca canciones que nunca más toca. Se toca el disco entero por lo general y eso también es bien especial, porque uno nunca más lo hace. Mi banda es bastante grande y me interesa ampliarla aún más para intentar reproducir lo mejor que se pueda en el escenario el sonido del disco y ese sentimiento colectivo que tiene. El disco tiene cuerdas, bronces, vibráfono y un montón de cuestiones. Hay mucha gente cantando, muchas voces, y quiero que eso suceda sobre el escenario. Obviamente no puedo subir al escenario a 20 hueones cada vez que toco, pero esta es la oportunidad. Igual pienso que va a ser súper bonito.

¿Hay cierto nerviosismo por al fin mostrar estas canciones en vivo?

Uno se pasa tres años siendo instrospectivo y pensando un montón, y después ese acto de transmitirlo y echarlo para afuera simultáneamente sirve como una pugna para todo eso que uno tiene adentro y por otro lado es una conexión directa con la gente. O sea, uno tiene la oportunidad de literalmente mirar a los ojos a las personas y claro que pasan cosas en eso. Por eso yo creo que sigue eso de hacer música en grupo, unos tocando y otros aplaudiendo, que es una cuestión milenaria. Entonces me entusiasma un montón que este disco sea temática, simbólica y musicalmente más comunitario y que se produzcan esas instancias. Yo creo que va a ser interesante.

amiga-alex-portada

*Conoce más detalles del lanzamiento en vivo de “Amiga” en este enlace.

Foto encabezado: Esteban Vargas Roa


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *