Sil: Pop y amor

Hace poco más de una semana se encuentra disponible, en formato libre descarga, el primer trabajo de estudio de Sil. Un pop melancólico que envuelve un total de cinco canciones, compiladas en el EP Desvelos.

El imaginario musical de Sil –tal como la llaman sus amigos, antes de subir con su guitarra al escenario– es dulce y con tintes de balada. Para encontrarlo, basta dar una vuelta por los bares o espacios culturales, de la ciudad de La Serena. O incluso por los campos, a veces canta entre las vacas:

Desvelos rebobina romances de juventud, con sus detalles sencillos y guitarreos naranjas al atardecer. Pero antes, Cuando te das vuelta, sorprende con una voz melódica que se cuelga de los altibajos del amor. Tras una pausa, una trompeta abre una nueva canción, y un rasgueo acompaña letras de desilusión. Yo no formo parte se alza sobre el repertorio. Este sencillo que pinta la soledad entre las multitudes, hace cuatro meses, ya estrenaba su vídeo clip.

El viaje continúa, en Máquina del tiempo, Sil se nutre del rap para componer. Caminatas como un sueño perfecto, otoñal, y nostálgico se transportan hasta los parlantes para establecer un giro original. Pero todo recorrido llega a su fin, y el disco se va consumando entre despidos anticipados e imprevistos –La partida de un ser querido, y el quiebre rotundo del corazón– al sonar Todas las Palomas.

La resonancia de Sil, revive con la influencia de bandas como Keane, Camera Obscura, o los primeros discos de Javiera Mena, pero con su propia estampa siempre en alto.

Así que, si te gustan los acordes pacíficos, y las letras de amor, no esperes por descargar esta ópera prima.


Escritor y Periodista.

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *