Pet Shop Boys: La maestría del pop

Pet Shop Boys
Jueves 13 de octubre, Espacio Riesco
Fauna Prod

En la parte más alejada de la avenida El Salto, Recoleta, se ubica Espacio Riesco, un magno centro de eventos que contrasta con la precariedad de las construcciones, —donde, por lo demás, habitan miles de personas—, que se encuentran cercanas al recinto. Al hacer ingreso en este lugar, que albergaría la quinta visita de los Pet Shop Boys a Santiago, ya se podían apreciar largas filas de asistentes —entre jóvenes alternativos que imitaban algún look de los británicos, exitosas parejas gays (en términos económicos) que ya estaban por los 40, actores famosos, minas hablando de sus últimas vacaciones por Europa, entre otros—, que se extendían hasta las diversas entradas de uno de los galpones.

Tras la presentación de la invitada del dúo, la cantante y compositora neoyorquina Empress Of, se generó una inmediata presión a través de reiterados silbidos del impaciente público, a pesar de que aún no era la hora fijada para el inicio del show. Sobre el escenario ya estaban instaladas dos plataformas circulares, las cuales giraron a las 9:40 para dar inicio a la gira mundial “Super Tour”, apareciendo de pronto, ante los fervorosos asistentes y sus equipos móviles último modelo, entre rayos de luces y proyecciones geométricas, Neil Tennant con una chaqueta negra ajustada con una franja dorada en la solapa, camisa blanca con lunares, pantalones y lentes oscuros y un extraño casco plateado en la cabeza. Junto a él, a su compañero Chris Lowe, que llevaba una bola de espejos que le cubría todo el rostro.

_fuf1623

El show comenzó con “Inner Sanctum” de su último disco “Super” (2016), una pieza con unos teclados ambient que mutaban en beats especiales para la pista de baile. Después continuaron con el himno ochentero “West end girls”, de su disco debut “Please” (1986), que fue coreada al unísono por los asistentes. Neil agradeció la acogida, remarcando que ellos querían mucho comenzar su nueva gira aquí. El cliché no se dejó esperar cuando una bandera chilena fue arrojada al escenario para que Neil se fotografiara con ella, quien sólo se molestó a dejarla a un lado del escenario.

Varios músicos, entre percusionistas, violinistas y cantantes, apoyaron musicalmente a los Pet Shop Boys y, si bien este recinto no cuenta con una estructura idónea para este tipo de espectáculos, el sonido estuvo siempre muy bien cuidado, a pesar de algunos sectores que se dedicaron a hacer vida social antes que disfrutar del concierto. Después de un tibio repaso por lo más reciente de su catálogo, volvieron a sus inicios con “New York City Boy”, la carioca “Se a vida é”, “Love comes quickly” en una versión distinta y más reposada que la original, “It’s a sin” del “Actually” (1987) y el cover a Village People, “Go west”.

_fuf1846

_fuf1830

Luego de una nueva insistencia del público, el dúo volvió agradeciendo la hospitalidad con Tennant usando una chaqueta dorada para interpretar otro himno, “Domino dancing”, que luego dio paso a la faceta más balada de la agrupación con “Always on my mind” y un encore de “The pop kids”, de su nueva placa, con la instalación de decenas de globos de papel multicolor, que funcionó como una postal perfecta de una gloriosa jornada de fiesta y recuerdos en uno de los rincones más exclusivos de esta ciudad.

Fotos: Claudia Jaime (Fauna Prod)


Periodista. Apasionado por la literatura, el cine de autor, la música y el conocimiento en general. Le gusta escribir y ha participado en talleres.

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *