LEYENDO

Una breve historia sobre el arte en los discos

Una breve historia sobre el arte en los discos

No siempre existió una relación entre el arte y el vinilo como manifestación conceptual en un soporte sonoro. Podríamos indicar a 1967 como el año en que se masifica la intencionalidad de expresar un concepto estético, mostrar que se entrecruzan dimensiones sonoras, materiales, visuales y simbólicas. Por consiguiente, éste sería el desafío para la juventud de la década del 60.

La vinculación de músicos con artistas visuales dejó de manifiesto una generación con inquietudes. El vinilo, entendiéndolo como un “objeto sonoro”, nos entrega interesantes perspectivas estéticas desde su visualidad; es por ello que innumerables personas alrededor de la orbe colecciona, intercambia y se apropia de este tipo de objeto, transformándose en un ente de colección desde una mirada sonora y estética, contándonos historias personales y colectivas.

A través de su arte podemos develar una época y una sociedad que lo entendió a su manera y la quiso reflejar para la eternidad; creando relaciones y tensiones entre personajes, armonías y representaciones simbólicas.

Es preciso señalar que uno de los primeros personajes en vincular el diseño a los discos de vinilos fue Alex Steinweiss, quien inventó la portada de los álbumes tal como la conocemos y creó una nueva forma de arte gráfico desde la década de los 40. Antes de este período, los discos venían en sobres de color café, tenían un agujero en el centro para ver la información relativa a nombre del artista o agrupación, canción, compositores y el sello discográfico.

Foto: Archivo Biblioteca Nacional

Foto: Archivo Biblioteca Nacional

En 1940, la primera portada de disco de la historia.

En 1940, la primera portada de disco en la historia.

Incorporar una función creativa y colectiva de manera masificada y vinculada a diferentes expresiones artísticas, fue lo que ocurrió en la década de los 60. Este tipo de formato toma una postura innovadora, ya que integra al arte desde el diseño con el concepto de LP. Desde esa funcionalidad, fusionando lo visual con lo sonoro, se realizaron interesantes aportes estéticos a la cultura de masas, dándole una intencionalidad conceptual a este tipo de representación artística, generando altas expectativas para coleccionistas de diferentes generaciones y edades. Shuker nos comenta sobre el fenómeno que nace con una vinculación de ambas dimensiones en un solo objeto: “Con esa forma, el álbum paso de ser una colección de canciones heterogéneas a una obra narrativa con un tema singular (…) los álbumes concepto surgen primeramente en los 60 como música rock que aspiraban al estatus de arte” (Shuker, 2009) [1].

Esto queda explicado cuando The Beatles, con el disco ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ de 1967, presenta una portada que fue diseñada por el artista Peter Blake. Para complementar su obra más ambiciosa y revolucionaria, Blake se ocupó tanto del diseño de fondo como de la escenografía, en tal sentido podemos indicar que los Beatles, en cuanto a sus portadas es: “pionera en el aspecto visual y en sus propiedades estéticas, así como en sus diseños innovadores e imaginativos”, según Ian Inglis [2].

En el marco de las observaciones anteriores, podemos sostener que en la década del 60, encontramos una manifestación conceptual de masas en el formato de disco vinilo, proyectada en su imagen, fomentando de esta manera la formación de coleccionistas, así como también, se fortalece el mercado económico que rodea la producción industrial del vinilo en la sociedad de consumo.

foto-6-2

The Velvet Underground y su famosa carátula hecha por Andy Warhol.

También tenemos en la escena independiente, la vinculación de artistas con la elaboración de carátulas de vinilos. Aquí se completa la interacción entre la cultura de masas y el arte de consumo. La relación entre Andy Warhol y la agrupación The Velvet Underground en 1967, nos da una muestra de este nuevo momento, tanto para la música como para el arte. Así lo considera Bockris, quien retrata el entorno a la producción del disco: “Una máquina especial fue necesaria para la elaboración de estas carátulas (una de las causas de la demora de la salida de esta producción), pero la MGM pagó los costos de esto, sabiendo que cualquier cosa que estuviera vinculado con Warhol elevaría las ventas del álbum” (Bockris, 2002) [3]. Esto se debe a que las primeras copias del álbum invitaban al propietario a “Peel slowly and see” (Pelarlo lentamente y ver); pelando a la banana se podía observar un plátano de color carne por debajo.

De los anteriores planteamientos se deduce que ahora la integración de elementos populares relacionados con la publicidad, con una carencia del sentido crítico pero con fuertes elementos de ironía, sería la tendencia que caracterizaría a la escena Pop de los años venideros, naciendo así una unión del arte de carátulas con artistas plásticos. Luego de este paso, se sumarian ilustradores, fotógrafos, dibujantes, agencias de diseño y, una de las últimas tendencias, que el propio músico se encargue de realizar este trabajo. Así hoy, diferentes géneros y estilos -como el metal, punk, hip-hop, gótica o música clásica- se identifican y buscan identidad a partir de estéticas vinculados a temáticas, íconos o tipografías en el diseño de sus carátulas.

***

[1] Shuker, R (2009). Rock total, todo lo que hay que saber. Robin Book. Barcelona. España.
[2] Inglis, Ian. (2001). Nothing You Can See That Isn’t Shown: The Album Covers of the Beatles. Popular Music. Cambridge. Inglaterra.
[3] Bockris. V (2002). Uptight: The Velvet Underground Story. Londres: Omnibus Press, Londres. Inglaterra.


Profesor de Historia y Geografía. Magíster (c) en Musicología Latinoamericana de la Universidad Alberto Hurtado.

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *