LEYENDO

Sin Órbita: La vida después de la muerte

Sin Órbita: La vida después de la muerte

Un año bastó para que Sin Órbita tuviera listo su primer largaduración. “Principio y final” (2016) es la verdadera carta de presentación de uno de los dúos más interesantes de la escena independiente. Un disco lleno de matices maduros, frágiles, callejeros. Una mezcla perfecta de influencias, gustos e historias de personas imperfectas.

***

Las primeras señales de Sin Órbita aparecieron a finales del 2014. Bajo el sello Sudamerican Records, Neón se mostraba como primer anticipo de una de las bandas revelación de ese año. Cuatro canciones que, unidas entre sí, expresaban un ánimo de jugar en las máquinas y retratar con adolescencia viejas experiencias.

Solo pasaron seis –cortos e intensos– meses para que dicho EP no los representara más y comenzarán, en un eterno replanteamiento de ideales y gustos musicales, un claustro que los trae de vuelta con un disco bajo el brazo. “Fue un año de harta pega. Martín comenzó a producir y grabar a hartas personas. Eso sirvió de harta influencia y experiencia para hacer el disco”, señala Paula Reyes, voz y cerebro tras las letras de la banda.

Ella y Martín Pérez (Merci Merci, Melié) se complementaron desde el primer acercamiento. Mucho antes del primer EP, Reyes caminaba acompañada solo con su guitarra en lo que llamaba “Las sin órbitas”. Sus gustos y admiraciones mutuas hicieron que este proyecto inicial diera un giro hacia las máquinas. Fanatismos por contemporáneos como James Blake, Empress Of, Frank Ocean y FKA twigs sirvieron como guía en el año –casi exacto– de trabajo de composición, grabación y mezcla de “Principio y Final” (Jungla Music/Carbón).

sin-orbita-principio-y-final

“No quisimos ser pretenciosos en el sentido de “queremos sonar de cierta manera” o “tener una cierta estética”. Como que fue súper libre y de querer pasarla bien. Un “oh, mira lo que escuché”, “oh, qué bueno está eso” y a partir de ahí, jugar con las máquinas en el estudio y hacer cosas. Siempre con la responsabilidad de que si algo no nos gustaba, quedaba fuera”, explica Reyes.

Además, hacer el primer disco tiene ese peso de ser un hito…

P: Claro. De hecho, Martín me dijo que de tal fecha en adelante, creo que fue en octubre (de 2015), no vamos a tener más tocatas para que solo nos dediquemos a hacer esto. Y así fue.

M: Y literalmente nos dimos ese gusto. Para mí, al menos, fue un gusto porque, en verdad, las canciones del EP no era tan bacán tocarlas. Y nos empezaron a salir tocatas y dijimos, “a ver, no, para qué. Mejor hagamos música nueva”.

La última tocata que recuerdan fue en noviembre de 2015, en una de las jornadas de la Feria Pulsar. Ese mismo día, en el mismo escenario, tocaban bandas como Adelaida y Maifersoni, ambas agrupaciones que tanto Martín como Paula admiran. Después de eso, rechazar ofertas de tocatas y eventos era algo que se hacía cada vez más difícil. “Además no teníamos ningún apuro. Nos estaba empezando a funcionar, a ir un poco mejor, pero al final lo que más importa es la música, entonces había que hacer algo bacán”, indica Martín.

Y quedé contento con el disco. Encuentro que salió un algo que es casi un acto político en estos momentos de la música chilena. Es súper distinto. Es jugado. Llevo tocando en bandas desde octavo básico, nunca había sacado un álbum y ya había producido tres o cuatro. Hacer un disco propio fue bacán. Se tomó el tiempo que había que tomarse y salió como tenía que salir”, agrega.

¿Y no hubo replanteamientos en el estudio sobre la propuesta que estaban haciendo, sobretodo en este nuevo contexto de “pop de guitarras”?

M: Es que yo siento que la música no va para allá. Por lo menos la música que yo escucho no va para ese lado. No sé, James Blake, Empress Of, Frank Ocean, sí, usan guitarras y quedan hermosas, pero no es la base de una canción. Como que la guitarra está puesta ahí como un instrumento que tiene ciertas características y funciona súper bien, y hay que usarla con mesura, tal como hay que usar con mesura un sintetizador. Un poco la escuela que deja The XX. Ahora, nuestro disco igual tiene guitarras, tiene hartas. Yo toco guitarra en vivo ahora y nunca lo había hecho. Es un poco defender la música que uno cree que es propositiva.

P: Y algo que yo también siento es que el EP no era algo que nos definía. Como que solamente fue una experimentación. Ahora proponemos lo que queremos hacer y si el día de mañana nos da por hacer soul o alguna otra cosa, bueno, haremos eso sin temor. Desde que conocí la vida de David Bowie, una de las grandes enseñanzas que me dejó es justamente no restringirse de buscar en distintos géneros, en distintas sonoridades. Al final, el camino de la música es un recorrido súper largo. Uno tiene influencias todo el tiempo y tú vas mutando personalmente. Las búsquedas van siendo otras y las experimentaciones también. No hay que tener susto.

paula-reyes-lista-2

Sumado a los nuevos sonidos que se fueron integrando al repertorio personal de ambos músicos, el acceso a nuevos instrumentos y recursos técnicos hicieron que Principio y Final tuviera una factura superior. Además, sumaron al equipo a Kiki Molina (Centella) para que se hiciera cargo de las percusiones, llevando el sonido de Sin Órbita a una dimensión mucho más orgánica. La intimidad que se lograba en el seno del dúo se abría a un tercer integrante.

“El Kiki le puso mucha onda, mucho groove y yo confío en él plenamente en términos de gustos. Es igual de mañoso que yo, quizás más. Yo armaba un beat para la primera maqueta, después Kiki asesoraba heavy en los ritmos. Él fue muy importante en toda la parte rítmica y tímbrica del disco”, señala Pérez. Hoy, además, preparan su set en vivo con Lorena Pulgar (Chicarica) en los teclados y sintetizadores.

PRINCIPIO Y FINAL

Una de las temáticas declaradas de “Principio y Final” es la muerte. De hecho, su título es una forma metafórica de llamar a una de las etapas más temidas por el ser humano y que el dúo local ha experimentado y vivido desde otros puntos de vista.

“Cuando uno habla de la muerte, se acaba algo pero de inmediato brota otra cosa. De eso se trata, eso es el cambio. Morir no solo como algo físico, sino que como un ciclo natural. En ese sentido, siento que todo el rato está sucediéndonos. Entre un disco y otro, entra un integrante y se va otro. Todo eso también son mutaciones y entre esas mutaciones van naciendo cosas nuevas. Yo creo que se puede interpretar así”, explica la vocalista.

¿Y eso significa para ustedes la muerte? ¿Esas son las aristas que aborda el disco?

P: “Principio y Final” aborda distintas temáticas sobre la muerte. Sobre la muerte del ego, sobre transformar patrones conductuales que están en ti y que no hacen bien. Y eso mismo con el capitalismo, con la muerte física. Hasta donde llegan tus fantasías sexuales y qué parte de esas están reprimidas por el exterior. Para mí la muerte es una mutación. No es algo que se acaba. Es un ciclo.

Las letras de las 10 canciones que componen el LP nacen de las vivencias más íntimas y crudas de su autora. El disco, un poco más oscuro que su antecesor, es una puesta en valor a las experiencias duras y el aprendizaje que surge de ello. “Yo siempre he dicho que nunca separo la música del músico. No podría dármelas de que en mi vida no está pasando nada, cuando en verdad está pasando de todo. Y en este proceso a mí me pasó de todo. Ha sido un año súper depresivo. De descubrir mis propios límites o qué patrones que uno tiene no son buenos”, agrega Reyes.

¿Y cómo comparten ese nivel de intimidad tan personal en un trabajo que han hecho de a dos, o tres, incluso?

M: Lo que pasa es que, a pesar de que soy un niño sensible, a la hora de hacer canciones me abstraigo caleta. Como que queda un cuaderno en blanco que la Paula pinta encima. Siento que la gracia de Sin Órbita es eso: mucho de la Paula, quien le pone el alma al cuerpo que yo creo. Y creo que funciona muy bien.

paula-reyes-lista-9

Principio y Final será lanzando con un concierto este viernes 28 de octubre en Bar Loreto. No solo será el estreno en vivo de uno de los trabajos más llamativos del 2016, sino que también el retorno a los escenarios de una banda que vive en constante transformación.


Periodista. Editor en Melómanos Magazine. También hago libretas perfectas. (@jrgrbst).

TE PUEDE INTERESAR

  1. […] Texto publicado en: http://melomanosmag.cl/2016/10/27/sin-orbita-la-vida-despues-de-la-muerte/ […]

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *