Mac DeMarco: Todo permitido

Mac DeMarco + Niños del Cerro
Viernes 18 de noviembre, Blondie
Fauna Producciones

Si de algo se puede tener concordancia sobre Mac DeMarco es que es un artista atípico e irreverente. Irreverente a la manera de quien realmente no sigue convenciones, no de quien pretende a toda costa parecerlo. Por eso, que el hombre que con su aspecto y formas despreocupadas ha ayudado a definir una generación haga en escena cosas inesperadas es, de hecho, esperable.

Sin embargo, lo del viernes en Blondie, en la primera parte de su doble visita de este año, fue un paso más allá. Partiendo por el final: la última media hora del concierto fue todo lo extraño que podría haber sido, con una innecesaria improvisación que incluyó bromas, covers (desde Nirvana hasta Limp Bizkit) y que se alargó al límite de parecer interminable.

mac-demarco-6

Eso sí, todo partió un par de horas antes con Niños del Cerro. La banda de La Florida abrió los fuegos de manera arriesgada tocando dos canciones nuevas. Aunque poco habitual para un teloneo, donde se suele ir a lo seguro, la fórmula fue efectiva y dejó entrever la inquietud del grupo. Luego vendría un repaso por “Nonato Coo” (2015), su excelente debut. Pese a algunos problemas de sonido (como que el micrófono de Bronko Yotte no se escuchara cuando se subió a rapear en ‘Capital’), la sucesión de piezas de ese álbum, como ‘Viste las palabras’, ‘Nos vemos cómodos en este frío’ y ‘José de los Rayos’, alistaron el ambiente y confirmaron lo bien que calzaron en la cita. Quizás faltó incluir ‘Las Palmeras’, la más coreable de sus canciones y el cierre clásico de sus presentaciones, pero su extensión (más de 8 minutos) hace entender que se haya obviado.

Mac DeMarco y los suyos salieron rato después. Y desde que aparecieron en el escenario, se advirtió la dinámica: en sus conciertos siempre hay entrega y admiración recíproca entre él y el público. ‘The Way You’d Love Her’ y ‘Salad Days’ abrieron un set que dejó espacio para canciones de todos sus discos, y que incluyó varios otros momentos memorables (‘Another One’, ‘Cooking Up Something Good’, ‘Ode to Viceroy’). También vendría una sección más calma e introspectiva con el combo ‘Let Her Go’ – ‘My Kind of Woman’, que demostró la versatilidad del canadiense.

mac-demarco-13

Aunque la situación resultaba emocionante, sobre todo por lo repleto del lugar y el excelente ambiente que hay, el show no mostró muchas novedades respecto a lo que pasó hace un año cuando el músico tocó en Primavera Fauna. Ni en fondo ni en forma. Junto a las impecables interpretaciones llevadas por las guitarras, DeMarco erupta, baila, bromea y cuenta anécdotas sobre el escenario (como cuando revela que la primera vez que tocó ‘My Kind of Woman’ fue en Chile), ante un público que celebra todo. Hace lo inesperado; lo que sus fanáticos esperan. Ese es, en definitiva, el código más importante de sus shows.

Es que pese a las licencias y los errores, como se le podría considerar a ese extensísimo lapso de tiempo que se pasó junto a sus músicos improvisando como en un ensayo antes del cierre con ‘Still Together’, a Mac DeMarco se le perdona todo. Sus canciones, su carisma y la relación que ha construido con el público le dan el crédito suficiente.

*Revisa nuestra galería de fotos del concierto en este enlace.

Fotos: Jorge Vargas Parra


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *