LEYENDO

In-Edit Néscafé 2016 : Supersonic Attitude

In-Edit Néscafé 2016 : Supersonic Attitude

En su 13va versión el festival de cine y documental Inedit Nescafé centró su contenido principalmente en los 40 años del punk, como en una competencia internacional diversa. En esta ocasión reseñamos cuatro obras que se encuentran en exhibición. Desde documentales que recogen periodos específicos en la historia de 2 grandes bandas inglesas como Blur y Oasís a un documental que data de 1974 pero que recién se vio publicado este año tras la muerte de su protagonista. Además claro está el documental de Don Letts que de alguna manera aglutina el concepto de ester año: La actitud Punk.

***

Punk Attitude
2005 | Don Letts | Inglaterra y EE.UU. | 90’

El punk es un género tan amplio y de bordes tan poco discernibles que un documental que trate de abordarlo puede generar un poco de resquemor. Sobre todo cuando no se dedica a ser puntilloso o anclarse en una arista específica, sino que intenta abarcarlo en su totalidad. El documental en cuestión, que ya cuenta con poco más de diez años de antigüedad, se lanza a ello. Por eso sitúa sus raíces desde la actitud de tipos como Chuck Berry, Elvis Presley o el mismo ímpetu de la Velvet Underground, hasta llegar a mencionar sutilmente a bandas como Green Day o Blink 182.

De hecho en la búsqueda de una definición que aglutine el movimiento -y para que nos quede claro desde un principio- lo demarcan como cualquier persona o colectivo que se termina levantando contra lo establecido. Una determinación gruesa, algo tosca, pero que funciona.

De entrada sabemos que 90 minutos no dan para contar una historia tan extensa. Por ende se dedica a delinear más que a precisar. El desfile de bandas es apabullante: Blondie, The Screamers, Sex Pistols, The Ramones, Dead Kennedys , Black Flag, The Stooges, MC5 etc. Por ende nos paseamos por una línea de tiempo y una explicación sumamente didáctica de cada uno de ellos.

Innegable es también el peso de los entrevistados, que fueron protagonistas en la historia misma del punk. Aportando con anécdotas (que hay a raudales) y que ayuda a cimentar el flanco lúdico de la cinta. Henry Rollins, sin ir más lejos, contribuye con varios comentarios sumamente lucidos.

Con todo ello es una pieza de celuloide que se explaya de forma amable y es pedagógica en todos los sentidos. Casi un tutorial para buscar los puntos de referencia en 40 años de historia, aun cuando los 10 años desde su estreno ya le pesan un poco. Al final del mismo aluden a la Internet como un fenómeno que posibilitaría una relación mucho más horizontal entre el poder y el ciudadano de a pie (y bueno, ya sabemos como se terminó trivializando su uso).

Oasis: Supersonic
2016 | Mat Whitecross | Inglaterra | 122’

Acotarse a un espacio de tiempo escueto y sumamente bien definido le suma mucho a este documental. Y es que siendo claros, desde la partida sabemos que lo contado no es historia nueva: La formación de Oasis, la relación tempestuosa de los hermanos Gallagher, el éxito de “Definitely Maybe” y “Whats the Story? (Morning glory)”, hasta llegar al mítico recital de Knebworth.

No hay sorpresas. Ya se ha visto.

No obstante es la forma en que es narrado, apoyándose en una dinámica visual atractiva y lúdica la que eleva este documental a cotas sumamente disfrutables. La narración casi en primera persona por parte de Noel y Liam, entrevistas a su madre y cercanos, a la vez que una exposición eficiente de los hechos, mitos y demases en que tuvo parte el grupo durante el periodo de 1991 a 1995 le dan un aire encantador que vuelve irrefutable la solidez de su propuesta.

No hay muchas entrevistas o material de archivo sin procesar. Siempre hay algo más, un retocado y preocupación gráfica por lo que se cuenta y cómo se cuenta. Se refleja la época de mayor soberbia de la banda, así como sus conflictos o las salidas poco pulcras de algunos miembros (sí, nos referimos Tony McCarroll).

No hay complacencia, ni satanización. Solo la historia de cómo dos hermanos de la zona industrial de Mánchester sin mucho futuro por delante triunfaron, se hicieron superestrellas y marcaron hitos dentro de la industria musical británica y mundial. Pero aun así jamás pudieron escapar de la violencia implícita de las carencias y el abandono fraterno de la infancia.

Blur: New World Towers
2015 | Sam Wrench | Inglaterra | 93’

Redención. Así definiría de primeras esta cinta que se centra en la grabación del último disco de Blur (“The Magic Whip”, 2015). Tuvieron que pasar 12 años para tener nuevo material del grupo y la historia del mismo es a partes iguales interesante y accidental.

Varados en Hong Kong durante su gira de reunión decidieron tontear un poco en los estudios, desde donde posteriormente saldría el disco. Y la cinta no miente sobre ello. Todo resulta algo azaroso. No hay grandes planes a largo plazo. Todo se ve apostado en el ahora y entiende que la relación entre los integrantes de la banda es delicado.

Las relaciones y el interés se muestran como un fino hilo que se mantiene firme, no obstante es consciente de su vulnerabilidad. Particularmente quien más toma protagonismo es Graham Coxon, principal artífice del octavo disco de la banda de Colchester. Es él quien de alguna manera toma la dirección en la post producción, guiando más no controlando. Y al mismo tiempo, como él mismo explica, sin cambiar demasiado la esencia tosca que se dieron en las fortuitas sesiones.

Se nota: se divierten juntos otra vez. Se nota: hay unos votos renovados desde su reciente reunión. Pero pese a ello son conscientes de que esto durara de forma natural lo que corresponda. Nada es para siempre dice Damon Albarn, y por ello es que este registro, así como su contraparte musical, se vuelven muestras de un instante en que las luces de neón imperantes y la soledad propia de estar estancados, aun cuando fuera por poco tiempo, en un país donde no compartes el lenguaje, a la vez que todo parece grandes construcciones superpuestas de espacios claustrofóbicos. Es que el tono y el ánimo del documental quedan transmitidos claramente.

A Poem Is A Naked Person
Les Blank | 1974 | EE.UU. | 90’

No sé si cabe dentro de los parámetros de un documental propiamente tal. O es que es una inmersión en “La Corriente de la Conciencia” de su protagonista: Leon Russell.

Acompañante de varios músicos populares durante el siglo XX lo que veremos durante la hora y media de duración de este documental no es una historia o un relato lineal. Son más bien imágenes aleatorias que tratan de diseminar por aquí o por allá una atmósfera que es difícil de seguir o distinguir.

Ejemplifiquemos: en una escena podemos pasar de una conversación en un estudio (recordemos que estas grabaciones datan del periodo de 1972 a 1974 y que fueron recién publicadas este año) a un narrador hablando del consumismo mientras en pantalla se observa el proceso completo de una serpiente devorando una cría de pollo. O un tipo bebiendo cerveza para luego comerse el vaso de vidrio. O personas que recolectan trozos de edificios recién demolidos. Nada muy musical.

Se entiende que se busca contextualizar con el poblado propiamente tal, y como este forma parte intrínseca de la música de Russell, no obstante todo es sumamente poco gentil, y si bien la musicalización entre country y la mística del bayou logran armar una atmósfera; como recorrido es aburrido, algo chocante e innecesario.

A veces la tosquedad suma. Otras tantas –como en este caso- otro tipo de edición le hubiese hecho ganar interés.

Foto: Rita Delaire


Me gustan las canciones tristes (@panchosintuiter).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *