LEYENDO

Emisario Greda – Anhelario (2017)

Emisario Greda – Anhelario (2017)

Emisario Greda era un nombre más bien silencioso dentro del círculo de bandas que surgió en La Florida durante los últimos dos años. El grupo liderado por Javier Poduje siempre tuvo una energía y un sonido que coincidían más con una calmada experimentación sonora que con la potencia o la distorsión.

En medio de la irrupción de Patio Solar con el disco “Temporada” y el proceso en que las tocatas de bandas como Niños del Cerro y El Cómodo Silencio De Los Que Hablan Poco se volvían cada vez más concurridas, Emisario Greda (por esos días bajo el nombre de Pujem) seguía buscando un sonido diferente.

A mediados de 2015 lanzaron el EP “Pujem” donde ya se marcaba una tendencia sonora ligada a la melancolía, los sonidos cálidos y limpios de guitarras y bajos, baterías suaves y sintetizadores muy dream; pero claramente vendrían varios pasos más en el camino.

Esos pasos se podrían resumir en tres cambios: el primero fue dejar de ser Pujem y pasar a ser Emisario Greda; el segundo, la partida desde el sello Piloto para recalar en Quemasucabeza; y el tercero que Yaney, tecladista de la banda, decidiera abandonar Patio Solar y E.C.S.D.L.Q.H.P, las otras dos bandas donde tocaba. Con el reordenamiento de todos esos factores la banda compuesta por Javier Poduje, Yaney Salgado, Vicente González, Juan Pablo Aravena y Renato Hidalgo finalmente lanzó “Anhelario”.

EmisarioGreda_mlns

El disco transita entre diferentes estados de ánimo que se entremezclan y escapan de la posibilidad del encasillamiento en un estilo particular. Dentro de su composición convergen tanto capas de sintetizadores, ritmos complejos y mucha dedicación en las guitarras. Todo lo anterior acompañado de un gran trabajo de estudio que resalta la suave y aguda voz de Poduje y que tiene su papel más notorio en el sonido del bajo, que con su cálido groove hace de este un disco muy dulce y rítmico.

En canciones como ‘Dejarte Ir’, ‘Todo Azul’ o ‘Quien Pierde’ la banda plasma de buena forma su carácter elegante y melancólico pero también entra a jugar en otros espacios sonoros, como en ‘Fruta Caroline’, donde lo que predomina es la potencia y distorsión. Con leves detalles, muestran que pueden saltar entre estilos y temperamentos, pero la balanza sigue inclinada hacia el uso de la calma y suavidad como principales ingredientes. También está la agradable sorpresa que es comenzar un disco con un tema como ‘Adila’, quizás la canción mejor lograda del álbum y un gran acierto como inicio; un track que absorbe con su letra y su estructura, las que nos hacen suponer que será uno de los singles en un futuro cercano.

Emisario Greda parece haber florecido finalmente con este disco, fruto de muchos cambios y una búsqueda constante de madurez creativa que se refleja por completo en las once canciones que conforman “Anhelario”.

Fotos: Carolina Amestoy


Acuario centro de mesa y estudiante de periodismo de la U. de Chile con déficit atencional. Bueno para echarse ramos, andar en bicicleta, escuchar música y ver series mientras debería estar estudiando (@dassault.etendard).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *