Slowdive: Come to Chile

Dos décadas tuvieron que pasar hasta la llegada de un nuevo disco de Slowdive. Un extenso periodo de tiempo en el que la banda de “Souvlaki” vio crecer su leyenda y su legado, al punto de transformarse en uno de los pilares del shoegaze, tras una poco celebrada carrera. Así, con álbum nuevo y convertidos en referentes, llegan a Otoño Fauna para dar su primer concierto en Chile. “Estamos encantados de que finalmente lo hayamos hecho funcionar”, dicen.

***

En 1995 todo lucía muy distinto para Slowdive. En febrero de ese año la banda británica había lanzado “Pygmalion”, un tercer disco que, lejos del éxito y pese a ser un gran trabajo, terminaría con todo. Las malas noticias, de hecho, habían comenzado el año antes con el baterista Simon Scott dejando el grupo a causa del sonido que Neil Halstead (el vocalista, guitarrista y principal compositor) tenía pensado para el álbum. Luego las cosas empeorarían: una semana después del lanzamiento llegaría el despido del clásico sello Creation Records y tras ello la crítica especializada, que nunca fue particularmente receptiva con su propuesta, los hundiría más. Slowdive llegaba a su final.

“A nuestros últimos shows, entre el 94 y el 95, iba muy poca gente y en realidad ya nadie estaba interesado”, recuerda sobre esos días finales Nick Chaplin, bajista del grupo en cuya formación clásica, además de Halstead, Scott y él, estaba el guitarrista Christian Savill y la enigmática Rachel Goswell en guitarra y voz. Es esa alineación, de hecho, la que en 2014, casi dos décadas después del quiebre, anunció que volvía a la actividad.

“Ir de esos shows de mediados de los 90 a tocar frente a 20.000 personas en el Primavera Sound de Barcelona es totalmente increíble. Y nos sigue sorprendiendo que incluso después de tres años de la reunión podamos tocar todavía para más gente alrededor del mundo; mucho más de lo que nunca pudiéramos haber hecho en los 90”, continúa el músico, reflexionando de paso en torno a la popularidad que alcanzó la banda durante su separación.

slowdive93_mlns

Slowdive a mediados de los 90.

Sus palabras, además, llegan en un contexto especial: este sábado Slowdive debutará en Chile en Otoño Fauna, festival en cuyo cartel también figuran nombres como Beach Fossils y This will destroy you (entradas a la venta en Puntoticket).

¿Las cosas han salido distintas a lo que planearon cuando decidieron regresar, en 2014?

Nick Chaplin: Teníamos planeado tocar entre seis y 10 shows. ¡Eso era todo! Pero luego se hizo obvio que había mucho interés y terminamos estirando la reunión durante tres años y haciendo nuestra propia gira por clubes en Estados Unidos junto a los maravillosos Low. Definitivamente ha sido mucho más de lo que esperábamos.

Y en ese contexto, ¿qué significa para la banda tocar en Chile?

Nick Chaplin: Estamos particularmente emocionados por tocar en Chile. Siempre nos ha llamado mucho la atención el apoyo que nos demuestran los fans chilenos en redes sociales; prácticamente a cualquier anuncio de concierto que hacíamos le seguían comentarios que decían “Come to Chile!”. Esa frase ahora la usamos en nuestro lenguaje cotidiano cuando aparecen lugares en los que podríamos llegar a tocar. Así que estamos encantados de que finalmente lo hayamos hecho funcionar y que al fin vayamos a tocar en Chile.

LIVE BAND

La primera vez de Slowdive en Chile se da en el marco de una inédita gira por Latinoamérica con la que la banda promociona el disco homónimo que lanzaron el viernes recién pasado a través de Dead Oceans.

En total, 8 canciones que llegan 22 años después de “Pygmalion” y con la banda ahora transformada en una de las mayores referencias del shoegaze, reconocimiento que hace dos décadas les era negado por una crítica encandilada por otros movimientos como el britpop y el grunge.

“Desde que regresamos, siempre quisimos hacer un nuevo disco, pero sabíamos que primeros necesitábamos algunos conciertos para ver si todavía seguíamos funcionando como banda y si todavía nos entendíamos”, explica Chaplin sobre el tiempo que pasó entre la reunión y el lanzamiento del disco. “Pero volver a tocar también terminó dándole cierta dirección al disco nuevo: al principio no sabíamos qué tipo de disco sería, pero sin duda terminó siendo influenciado por Slowdive, la banda en vivo, más que Slowdive, los experimentalistas del estudio”.

slowdiveslowdive_mlns

La portada de “Slowdive”.

 

¿Cómo fue volver a estar en el estudio después de dos décadas?

Nick Chaplin: Tomó un poco más de lo que esperábamos porque estuvimos muy ocupados en 2014. Y luego, en 2015, Neil (Halstead) salió de gira junto a Sun Kil Moon, Simon (Scott) estaba trabajando en su proyecto solista y en 2016 Rachel (Goswell) estaba ocupada con Minor Victories. El resultado de todo ello fue que se nos hizo extremadamente difícil juntarnos todos. Utilizamos algunos estudios antes de instalarnos en The Courtyard Studio en Oxfordshire, que es el mismo donde grabamos la mayor parte de nuestra música en los 90.

¿Y en cuanto al proceso de grabación?

Nick Chaplin: En ciertos aspectos fue un poco diferente a lo que ya habíamos hecho, pero similar en otros. Lo conveniente fue que ahora todo el mundo podía trabajar en casa con Pro Tools en un PC o con Logic Pro en un Mac y eso significó que pudiéramos enviarnos fácilmente partes e ideas que luego podían ser tomadas por Neil para que él las moldeara y las dejara como algo cercano a una pista terminada.

Esta vez trabajaron junto a Chris Coady como productor. ¿Por qué él?

Nick Chaplin: Admiramos su trabajo junto a Beach House y Future Islands. Además, él fue una de varias personas a las que les enviamos una pista para ver qué hacían con ella y su mezcla fue instantáneamente nuestro favorito. Él mantuvo la onda de la canción y mantuvo el sonido, ¡sólo lo hizo sonar mucho mejor! Sentimos que con él podríamos tener una relación similar a la que tuvimos con Ed Buller, quien mezcló “Souvlaki”.

¿Hay algo distinto en particular que hayan tratado de poner en este disco?

Nick Chaplin: Quizás esta vez no tuvimos miedo de quitar cosas. Mientras “Pygmalion” tenía muchas pistas por separado que venían en su mayoría de la cabeza de Neil, porque en ese disco casi no había cosas grabadas en vivo, el nuevo álbum no tiene miedo de estar tranquilo. Canciones como ‘Sugar For The Pill’, ‘No Longer Making Time’ y ‘Falling Ashes’ son bastante fantasmales en algunos lugares. Hay algo de espacio ahí que tal vez no habíamos tenido como banda antes.

Lanzaron un disco y tienen agendada una gira de cinco meses. ¿Tienen nuevas metas para Slowdive?

Nick Chaplin: Queremos hacerle tanta justicia al nuevo disco como podamos, y también devolverle a Dead Oceans la fe que nos tuvieron haciendo nuestro mejor trabajo en ayudar a que la gente lo escuche. Ya estamos viajando a lugares que nunca hemos visitado antes, y tenemos la intención de seguir haciéndolo al menos hasta donde podamos hacerlo encajar con la vida familiar de todos. Y luego, después de eso, queremos empezar a trabajar en otro disco. “Slowdive” debería ser un disco de sonido familiar para cualquier fan de la banda, pero para el siguiente queremos ser un poco más extraños.

*Slowdive toca por primera vez en Chile este sábado en Otoño Fauna. Participa por entradas en este enlace.


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *