Protistas: El paisaje es cambiar

Luego de tres años, Protistas está de regreso con “Microonda”, un disco diverso y que nació tras significativos cambios al interior de la banda. Acá Álvaro Solar explica su creación y adelanta el show con el que esta noche lo lanzarán en Matucana 100.

***

Era fines de septiembre del 2016 y Protistas estrenaba, después de dos años, un nuevo single. ‘Mantis Religiosa’ era, en el papel, el primer adelanto de un nuevo disco que la banda estaba grabando y que pronto saldría. La próxima señal del grupo, eso sí, llegó recién en enero de este este año: en una publicación en Facebook, comunicaban que Julián Salas, el guitarrista que tuvieron durante los últimos cuatro años y con quien grabaron su excelente “Nefertiti”, dejaba la formación.

“En realidad, los momentos más difíciles fueron antes de que Julián partiera. Las bandas tienen fricciones, es algo natural que, de alguna forma, no es culpa de nadie en particular, sino que está ahí no más. A la larga fue sano que Julián diera un paso al costado, y creo que para él también”, reflexiona ahora Álvaro Solar, el vocalista, guitarrista y líder de la banda, sobre un proceso que terminaría siendo fundamental en “Microonda”, un cuarto álbum que finalmente apareció en octubre y que hoy lanzarán en vivo, con un show en Matucana 100 (todavía quedan entradas en este enlace).

Solar lo explica: “La salida de Julián nos obligó a crear de otra forma. El hecho de vernos obligados. Por ejemplo, justo cuando se fue teníamos varias fechas ya confirmadas, viajes y cosas así, entonces nos obligamos a arreglar las cosas entre los tres y eso reafirmó un poco la banda también, en ese momento en particular”.

El nuevo escenario, en el que luego de casi una década el grupo se presenta como un trío conformado por Solar, Andrés Acevedo (batería) y Alejandro Palacios (bajo), dio pie a la experimentación que terminó haciendo de “Microonda” el trabajo más diverso de Protistas a la fecha, luego de “Nortinas War” (2010), “Las Cruces” (2012) y “Nefertiti” (2014). Hay, por ejemplo, sonidos secuenciados en ‘Madre Joven’, ritmos sincopados en ‘Entre los dos no sumamos uno’ y ‘Azumagado’, garage en ‘Autopista del Sol’, una muestra de los Protistas más clásicos en ‘Historia Natural’ y una irresistible atmósfera folk en ‘Pequeño Pirata’, tema que cuenta con la colaboración de Niña Tormenta.

“Ya llevábamos tres discos con una alineación de dos guitarras, un bajo y una batería, entonces de alguna forma creo que llegamos a un punto muy positivo en todo ese proceso que al mismo tiempo, ahora que somos tres, se liberaron ciertas obligaciones de cómo tiene que ser nuestra música. Eso genera movimiento, creatividad y una búsqueda”, explica Solar. Luego continúa: “Sobre la intención del sonido, yo creo que en parte sí, hay una intención de siempre buscar nuevos caminos y mantenerse despierto en términos creativos, y al mismo tiempo hay cosas que tienen que ver con factores como la partida de Julián, que obviamente nos obligó a crear de otra forma. Son cosas que son circunstanciales, pero que son tan importantes como las cosas que uno planea”.

¿Cómo han sentido que ha sido la recepción a esas nuevas búsquedas?

Siento que en general pasa que nuestros discos se demoran en cierta forma en digerirse. Por lo general, eso también pasó con “Nefertiti”. En ese sentido, en el caso de “Microonda” la recepción ha sido bastante interesante, porque hay gente que de alguna forma se banca que el disco sea diferente a lo que veníamos haciendo, pero hay otras personas que tal vez esperaban que mantuviéramos el estilo que veníamos haciendo. Pero a la larga yo prefiero ese tipo de recepción que, de alguna forma, asegurarse y hacer una repetición de lo que ya veníamos haciendo.

¿Y cómo se han sentido como trío?

Básicamente, cuando nos vimos en la situación de ser un trío fue positivo en términos de que al tener un instrumento menos, todos los otros músicos tienen que hacer un esfuerzo extra para que las canciones se mantengan en vivo. Desde que empezamos a tocar los tres hasta hoy lo hemos pasado bien. Al mismo tiempo, lo que encuentro interesante y a eso es lo que estamos apostando con el nuevo disco y el lanzamiento, es que somos un núcleo, que es Andrés, Pelao y yo, pero al mismo tiempo cerca del núcleo hay personas que también nos acompañan. Uno de ellos es Pancho (Francisco Marín). Es bien curioso, porque Pancho es miembro fundador de Protistas y amigo mío de siempre, y él va a estar tocando con nosotros en el lanzamiento cuando se pueda y cuando se dé la situación de poder tocar. Lo hemos pasado súper bien reencontrándonos musicalmente. Pero cuando no se pueda, tocamos los tres. También el Carlos Doerr toca a veces teclado, pero si él no está, tocamos los tres también. Es como que hay que aprender a entender la dinámica de una banda que no es un negocio gigante.

Sobre el show, además de pancho, ¿están preparando algo especial?

O sea, va a ser un show en la explanada de Matucana 100, con luces bonitas y un escenario de exterior y buen sonido. Y bueno, además de Pancho va a estar Charlie, va a estar la Felicia, va a estar la Tiare y vamos a hacer un set en el que vamos a tocar todo el disco. Como buen lanzamiento de disco es un acto de solemnidad que hace que sean especiales esos momentos. Pero no nos vamos a disfrazar ni nada parecido.

Protistas. Foto: Mauricio Duarte

Protistas. Foto: Mauricio Duarte

INFIERNOS

“Después del infierno nace un disco y toda tu historia toma sentido”, canta Solar en los primeros versos de ‘De casa en casa’, una de las 10 canciones incluidas en “Microonda”. La frase, en parte, describe los procesos que han sido habituales en la banda en los últimos años: “Nefertiti”, de hecho, surgió tras la muerte de dos familiares del vocalista y guitarrista, y este nuevo disco también esconde ciertos momentos complejos.

“Es complicado. Básicamente, uno siempre es acontecido. Mi caso en particular es muy raro, porque gran parte de las canciones que hay en el disco tienen líricas sobre el corazón roto, y básicamente esas canciones estaban hechas. Después yo sufrí un quiebre con una pareja, que estuvimos juntos mucho tiempo, y hay canciones que corresponden a lo que pasó después. Pero sí, de alguna forma los acontecimientos me ayudan a concretar ideas”, explica el músico.

Pero en “Microonda” lo afrontas de otra forma.

Es que a diferencia del luto de “Nefertiti”, “Microonda” igual tiene algo emocional y no pensado, que tiene que ver con ver la vida hacia el futuro, o ver el presente, y no saber qué va a pasar, para bien o para mal. Yo creo que es nuestro primer disco que no es un disco nostálgico.

Hay varias canciones que desarrollan historias, como cuentos, que es algo presente en mucho del material de Protistas. ¿Está esa intención cuando escribes?

Sí. O sea, supongo que hay letristas que tienen diferentes formas de aproximarse al acto de crear una canción. En mi caso, muchas veces sí, me pasa que canalizo las letras a través de una historia y eso atraviesa la discografía.

¿Hay alguna canción que sientas que representa más el espíritu del disco? Una favorita, por así decirlo.

Yo creo que ‘De casa en casa’ es una canción que condensa varias emociones que están en todo el disco. Siento que es una canción extraña y al mismo tiempo no es difícil de escuchar, pero sigue siendo una canción como muy nuestra. En un comienzo esa canción sonaba mejor cuando la tocábamos en vivo, grabarla no era fácil de abordarlo, pero al final el resultado nos dejó bien contentos porque tiene una energía bien especial, siento. No sé, me cae bien.

Foto: Magdalena Solar

COLLAGE

Cuando “Nefertiti” apareció, se comentó que era la búsqueda de Protistas por encontrar un sonido más “radiable”. Más allá de sus buenas canciones, el comentario apuntaba a que sus grabaciones habían sido en Estudios del Sur, uno de los lugares más recomendados en Chile a la hora de ejecutar esa tarea, en lo que parecía ser una evolución natural a lo que el grupo había hecho en “Las Cruces” junto a Andrés Nusser (Astro) como productor.

Esta vez, el ahora trío registró “Microonda” en los caseros Estudios Playa junto a Nicolás Vilaxa y Felipe Castro, y con Carlos Doerr en la producción y mezcla.

“¿Por qué cambiamos? Bueno, primero que nada porque los dos discos que habíamos hecho antes los grabamos como al unísono, en estudios donde se podía hacer eso, grabar todos juntos, y estuvimos una semana grabando todo “a la antigua”, digamos. De la misma forma que con “Nefertiti” sentimos que ya habíamos llegado a cierto punto, también nos propusimos hacer un disco en lugares que estuvieran al lado de nuestras casas, con gente cercana, en estudios tipo home-studio, pero que fueran pro igual”, puntualiza Solar.

¿Pero había alguna idea tras eso?

De alguna forma, queríamos volver a nuestro primer disco, el “Nortinas War”, que también lo hicimos muy por pedacitos, haciendo una canción, luego otra y las íbamos a grabar; mucho más mezclado y collage. Volver a eso, pero cargando con todo el aprendizaje de todos estos años.

En este disco sumaron colaboraciones de gente como niña tormenta en voces y Felicia morales en cello. ¿Por qué decidieron sumar a más gente? ¿Fue factor la amistad?

No creo que tenga que ver con el amiguismo. Yo creo que hay una idea muy linda, que es la de la “amistad musical”, que no necesariamente tiene que ver con que tú y una persona sean amigos de la vida, pero sí hay una afinidad política y musical. Cuando nace la oportunidad, como en el caso de “Microonda” donde están Tiare, Felicia, Carlos Doerr, el Nico Alvarado, nace por un espacio común y por una forma de ver cómo armar música en términos de escena, tal vez. Y bueno, también por el talento de las personas que trabajaron con nosotros; eso también es importante.

El disco salió en cassette, el primero que saca Quemasucabeza. ¿Por qué sacarlo en ese formato? ¿Va a salir en vinilo también, como los últimos dos?

Sí, va también en vinilo y en CD. El vinilo se va a demorar un poco más, el CD va a estar ya a la venta en el concierto. Lo del cassette es una decisión que tiene que ver con que, a diferencia de un CD o un vinilo, hacer un cassette toma menos tiempo y no tienes que hacer tantas copias. Entonces cuando lanzamos el disco a través de las redes y todas esas cosas fue una buena idea sacar al mismo tiempo el cassette, que tiene esa posibilidad y al mismo tiempo es un formato que, a diferencia del vinilo, yo creo que todavía hay mucha gente que tiene donde escucharlo, en muchas casas hay cassettera todavía. Y bueno, no sé, supongo que son bonitos los cassettes.

Una última: ¿Por qué no está ‘Mantis Religiosa’ en “Microonda”?

‘Mantis Religiosa’ no cabía. Fue así de simple. Básicamente, cuando empezamos a recibir las últimas mezclas y empezamos a ordenar el disco, nos dimos cuenta que ‘Mantis’ de alguna forma entorpecía el camino, porque es una canción con muchos elementos, siento. Y era esa o ‘Madre Joven’. Y al mismo tiempo es curioso, porque siento que ‘Mantis Religiosa’ no es una canción que haya hecho tanto ruido, pero al final el hecho de no haber sido incluida en el disco le permitió reivindicarse como canción en sí misma. Entonces creo que fue una buena decisión.

Foto principal: Mauricio Duarte


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *