Boy Pablo: Escuchar al pueblo

Boy Pablo
Sábado 16 de noviembre, Blondie
Fauna Producciones

La historia es conocida: una banda se hace famosa gracias a un video gracioso, una canción pegajosa a lo Mac DeMarco y una pequeña ayuda del algoritmo de YouTube para luego -fotos con la camiseta de Chile 98 y videos con banderas de Colo Colo mediante- descubrirse que su vocalista era chileno. O algo así. Después vendría la fama internacional, el paso por algunos de los festivales más grandes del mundo, y dos muy buenos EPs que darían sustancia al hype.

Por todo eso era tan llamativo desde el comienzo el debut de Boy Pablo en Santiago. Pero el contexto, la revolución social que desde hace un mes vive el país, lo hizo todavía más interesante. ¿Cómo es en vivo el último fenómeno del indie? Pero por sobre todo: ¿qué pensará su líder sobre la situación político-social de su país de orígen? Para bien o para mal, tras la noche de este sábado en Blondie la segunda interrogante no tuvo una respuesta tan clara como la primera.

Foto: Vale Figueroa

Foto: Vale Figueroa

Este último mes en Chile ha cambiado tanto los paradigmas que una situación tan festiva y apolítica como solía ser un concierto-Fauna pasó a ser algo así como una concentración a la que se agregó un acto musical, y donde desde temprano surgieron los “chúpalo, Karol Dance” y los “el que no salta es paco”. Tanto así, que fue el propio público -uno tanto o más fanático de lo que se acostumbra- el que obligó a Nicolás Pablo Rivera a pronunciarse sobre la situación antes del encore, tras interrumpir el show con cánticos como “Pablito, escucha, en Chile se tortura”.

Incómodo, el joven músico intentó explicar en un español fluido que no tiene la imagen completa de lo que pasa en Chile (“¡infórmate!”, le gritaron desde el público) y disminuyó atinadamente la tensión del momento diciendo “apoyo a la justicia y que escuchen al pueblo”. Dentro de todo, lo tibio del comentario es entendible: aunque sus padres son chilenos, Rivera nació y creció en Bergen, una de las ciudades más acomodadas de Noruega que está espacio-culturalmente muy alejada de Chile y sus problemas. Eso también explica que, pese al contexto, haya elegido continuar el show tras eso con un cover de ‘Al pasar esa edad’, una canción hermosa, sí, y una inspiración clara y nostálgica, pero grabada y popularizada por los Red Juniors (a.k.a. hermanos Zabaleta), artistas relacionados a la campaña del Sí y la dictadura de Pinochet.

¿Y el show? Otra historia. Al contrario de las declaraciones, la puesta en escena de los noruegos fue sólida y no dejó dudas. Boy Pablo es algo así como un proyecto de un grupo de amigos en donde se nota la buena onda y la espontaneidad, pero que al mismo tiempo se ha curtido tanto sobre escenarios que todo les sale bien y natural. Se notó apenas aparecieron en escena con un Pablo vistiendo la 9 de Zamorano como requería la ocasión, y más aún cuando comenzaron con ‘Yeah (Fantasizing)’.

Lejos del virtuosismo y las exhibiciones del mismo, lo del quinteto es la simpleza, la actitud y las melodías sencillas y pegajosas. Ese fue el camino de ‘Feeling Lonely’, el primer hit de la noche, y sobre todo en la interpretación y los pasos de baile de Pablo, Henrik Åmdal, Gabriel Muñoz y el carismático Eric Tryland en ‘Feeling Lonely’.

Energía, buenas composiciones, excelente interpretación y un público que coreó cada una de las canciones fueron la tónica de un show sobresaliente que por un momento hizo más llevadera la realidad que se vive hace un mes en el país. Puntos altos se pueden encontrar en la atmósfera de canciones como ‘Limitado’, ‘Loosing You’ y ‘tkm’, y obviamente en ‘Everytime’, el hit que los llevó a la fama y que en vivo funciona a la perfección.

Boy Pablo es una banda ondera, atractiva y con fundamentos musicales evidentes. Pero su primer encuentro con Chile no sólo confirmó eso, sino que también fue un recordatorio de que a veces no basta con ser cool y tocar bien. Lo recordó la gente con el momento previo al encore y, por suerte, parece haber tenido buena acogida en el grupo: un Rivera sin polera y coreando “el pueblo unido jamás será vencido” se puede ver como una prueba de ello. Boy Pablo escuchó al pueblo.

Foto: Vale Figueroa

Foto: Vale Figueroa

*Revisa más fotografías del concierto en este enlace.

Fotos: Vale Figueroa


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *