LEYENDO

Polimá Westcoast y Young Cister: El largo camino a...

Polimá Westcoast y Young Cister: El largo camino al EQILIBRIO

Antes de lograr publicar su debut por Sony Music, el dúo de trap tuvo que atravesar un proceso de dos años que incluyó éxitos, pero también caídas abruptas. En esta entrevista ambos músicos repasan el trayecto y explican: “El trap ha ganado credibilidad porque acá hay mucho talento”.

***

La vida de Esteban Cisterna (23) ha sufrido varios cambios desde 2018 a la fecha. Él, sin embargo, identifica y relata con seguridad el momento en el que su sociedad con Polimá Ngangu (22) tomó otro rumbo.

«Nos juntamos un día porque yo estaba triste y el Poli me dijo «vámonos pal estudio». Me vino a buscar en su autito chico y nos fuimos», cuenta el cantante y productor conocido como Young Cister. Luego prosigue: «Fuimos a grabar al estudio, compramos cosas pa comer, preparamos almuerzo. Estuvimos ahí como una semana, grabando. Y así se dio durante muchos meses, prácticamente vivíamos juntos».

Fue ese momento el que transformó una amistad nacida entre estudios y escenarios del circuito de trap chileno en un proyecto como tal. Dos años después, la dupla finalmente presenta “EQILIBRIO”, el disco en el que trabajaban desde entonces y su debut por Sony Music.

“Que ya esté afuera es un respiro, hermano. Teníamos tanta ansiedad de querer sacarlo, porque sentíamos que era tan bueno ese álbum, y en verdad lo teníamos listo hace rato igual”, comenta Cister sobre un proceso extenso, que sobrevivió al Estallido Social, una funa contra un miembro de su equipo y al coronavirus.

“Pero queríamos sacarlo, teníamos la ansiedad de querer que la gente lo disfrutara. Ahora estamos un poco más aliviados de esa ansiedad que teníamos por poder mostrar esas canciones”.

MEMES

Polimá Westcoast y Young Cister

Foto: Jacqueline Riveros

Como para varios de sus contemporáneos, el 2020 se presentaba como un año de oportunidades para Polimá Westcoast y Young Cister. Una de ellas era su debut en Lollapalooza como dupla, un año después de que ambos se transformaran en una de las sorpresas del evento tras llenar el Movistar Arena en un show atribuido sólo a Polimá Westcoast.

«Pero esto cambió los planes. Yo estaba nervioso más que nada porque no sabís lo que puede pasar, no sabís si te podís contagiar, tenís que cuidarte y toda esa mierda. Entonces ha sido un poco extraño tratar de adecuarse y seguir, pero no queda otra que aceptar la realidad», reflexiona Polimá. «Entonces he estado ahí, tratando de buscar inspiración de otras maneras, como leer, como pensar, tratar de dejar un poco mi teléfono de lado y buscar en mi interior».

«De hecho, yo desinstalé Instagram porque ya me tenía chato”, replica desde su home studio Cister. “O sea no cierro mi cuenta, porque es trabajo, pero mi mánager se encarga de subir las cosas», explica antes de que su compañero explote en risas y lo invite a ver un meme por su pantalla de Zoom.

-En Instagram a veces subes historias en las que dices que estás colapsado. ¿Cómo es tu relación con las redes sociales?

Young Cister: Puta, hermano, es que la verdad es que yo soy muy sensible. Tengo un autoestima de mierda, y lo confieso. Pero estoy trabajando en eso y te lo juro que ya me siento mucho mejor. Ahora puedo controlar de mejor forma mis emociones, siento que ya las cosas no me afectan tanto como antes. Me siento un poco más maduro, con los pies puestos en la tierra. Todas las personas tenemos altibajos, a veces nos sentimos mal, y las redes sociales te amplifican aún más todo ese dolor, siento yo.

-Escuchando canciones como ‘Worldwide’ se podría interpretar que lo tienen todo resuelto: el éxito, la plata.

Young Cister: Claro, pero también está lo que se vive detrás de las cámaras, porque uno puede cantar lo que es como artistas, de lo que te llega, el dinero, la fama, pero también lo que hay detrás. O sea, qué precio pagai por la fama y todo eso, porque de repente igual es pesado cargar con tanta atención. ¿Sí o no, Poli?

Polimá Westcoast: Sí po. Es difícil la presión que te pone el mundo, las personas, porque tenís que responderle a muchas personas, tenís que ser como intachable, de cierta manera. Eso es difícil igual. Y como el Hombre Araña dijo, “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Y es así, hermano, el Hombre Araña tenía razón.

-Pero también hay ahí, en las canciones, una historia de superación.

Young Cister: Es que el álbum lo hicimos cuando estábamos quebrados. No teníamos ni pa tomar desayuno. Nos inspirábamos en lo que queríamos, si en ese momento no teníamos nada, te lo juro. Teníamos, gracias a Dios, una camita para dormir calentitos, el estudio, pero de repente igual hacía falta cosas. Nosotros narrábamos eso como sueños, y se cumplieron.

BEATS

La lista de créditos de “EQILIBRIO” es inusualmente extensa para un disco de 12 canciones: pese a que no hay feats, en el trabajo participaron ocho productores además de Young Cister, quien en el pasado ha producido para artistas como Gianluca y Pablo Chill-E.

«Es que se dio no más. No los seleccionamos, simplemente nos mandaban pistas porque nos contactábamos por Instagram con todos. Nos hablaban ellos al principio, nos decían que les gustaba nuestra música y que querían mandarnos beats», explica Young Cister.

«Así pasó con Luyo, que es el productor de Fuego. Él contactó al Poli, le mandó unas pistas, el Poli me las mostró e hicimos ‘Asthar Sheran’ y ‘Contacto Número 47’. ‘1178’ la hicimos con Oro Dembow en Argentina, que es amigo de nosotros», prosigue, enumerando una lista que también incluye a Marvin Cruz, Young Martino, Oniria, Mauro de Tomasso, Club Hats y Keyse.

-¿Aprovecharon la diversidad para sumar sonidos? El disco va desde desde el funk de ‘LUISMI’ a algo más electrónico como ‘1178’.

-Young Cister: Es que grabamos más de 30 canciones, entonces hay productores de todo tipo y seleccionamos lo que creíamos mejor, o lo más lineal en cuanto al concepto del álbum. Pero hay hartos productores y eso ayudó a que hubiera más variedad y visiones.

*

En los primeros días de diciembre, la dupla de Young Cister y Polimá Westcoast vivió acaso la situación más traumática de su corta pero intensa existencia: una funa compuesta por cientos de graves acusaciones de acoso sexual -en su mayoría contra menores- contra El Ambidieztro, reconocido productor del trap local y la tercera parte del grupo que por ese entonces denominaban BROKEBOYZ.

«Las cosas pasan por algo creo yo. Cada decisión o cada situación que uno pasa en la vida es por algo, encuentro yo. En este momento, y creo que hablo por el Poli también, nos sentimos en un momento súper plenos, tranquilos. Mi mente está tan liviana ahora mismo», plantea Cister. Luego recuerda: “Aunque nos dolió mucho en su momento, lloramos mucho, mucho mucho. Pero esas heridas se sanan, hermano, y la verdad es que ahora tengo el ojo en mi familia, en mi música y lo demás es desearle bien a todos no más”.

-Tú, Poli, ¿también lo ves así?

Polimá Westcoast: Sí, yo lo veo de la misma manera. Creo que el Cister lo dijo súper claro, me sirvió mucho para entender que mi posición está aquí con mi familia y para entender con quién me tengo que rodear, a quién debo ayudar. Me he sentido mucho más tranquilo. Estoy donde tenía que estar, donde siempre tuve que estar. Y bacán, porque a pesar de que pasó eso, con el Cister nos mantenemos como siempre, con la misma visión entre ambos. Somos igual de amigos e incluso podría decirse que más, porque hemos pasado cosas difíciles, cosas que sólo él y yo sabemos. Eso es bacán y lo valoramos. Que mantengamos la relación es bacán, y que Dios se haya encargado de sacar a las personas que no tenían que estar… seguimos su plan.

-Y en lo práctico, cuando salió la funa ya tenían el disco listo, había imágenes promocionales con él y todo. ¿Cómo tuvieron que rearmar lo que tenían después de todo lo que pasó?

Young Cister: Es que la verdad, en el álbum el Ambidieztro no funcionó como productor. O sea, el Ambidieztro no sabe hacer pistas. Entonces el álbum se mantuvo. Mezclamos de nuevo algunos temas y, tuvimos que apartarlo de lo que es la comunicación. O sea, yo ya no tengo contacto con él, el Poli tampoco. Él debe estar haciendo su vida, y está bien. Pero la verdad es que ese álbum lo retocamos nuevamente, algunas cosas, pero no es que haya cambiado mucho, porque la verdad tampoco es como que él haya intervenido tanto.

-”EQILIBRIO” tiene la importancia de que es su debut con Sony Music. Recuerdo que en ‘Plop!’ Cister canta «Si soy tan bueno entonces dime por qué no me ficha Sony», ¿cómo se tomaron la noticia cuando supieron que los querían fichar?

Young Cister: Hermano, la verdad es que en ese momento, cuando escribí ‘PLOP!’, nunca en mi vida pensé que Sony se iba a fijar en nosotros, que hacíamos un tipo de música que a nadie le agradaba tanto. Ahora es distinto, al Pablo (Chill-E) lo escuchai en todos lados, al Poli, al Gianluca. Pero en ese momento era difícil que alguien pusiera la fe en tu música. Pero se dio. Y la letra lo que trataba de decir es que no necesito hacer otra cosa, no necesito ponerme un traje o ser como un personaje que vende para poder firmar por un sello. Sigo siendo el mismo y aún así ellos se interesan por mí.

-Además de ustedes, que los haya firmado un sello multinacional es significativo para la escena en general. ¿Cómo ven ustedes que está la escena en Chile actualmente? ¿Ven que ha crecido?

Polimá Westcoast: Sí, yo creo que ha crecido mucho y ha ganado credibilidad porque acá hay mucho talento. Hay muchos jóvenes talentos que tienen una visión gigantesca de lo que quieren ser y de lo que están siendo, como el Taiko, como nosotros, como el Pablo, la Paloma, el Dref; gente que sabe lo que hace po. Todos nos lo tomamos en serio. Nosotros decidimos tomarlo en serio y hemos llegado aquí, adónde estamos, y hemos logrado lo que somos y lo que seremos también. Todos sumamos a que nos ganemos la credibilidad de la gente de aquí, de Chile, y del mundo, porque que el Pablo haya llegado a trabajar con Bad Bunny demuestra que nos estamos ganando un respeto y una posición.

-En Lollapalooza decías «El trap es cultura y nos van a tener que escuchar». ¿Sientes que están trabajando para eso?

Polimá Westcoast: Sí, todos los días queremos trabajar para eso, para que mucha gente pueda vivir de esto. Si nosotros lo logramos, muchos más pueden hacerlo. Si hay mucho talento por ahí, hermano. En eso estamos ahora, nos vamos a encargar de masificar el mensaje de artistas nuevos, y lograr que tengamos una posición en el planeta con nuestra música, con nuestro mensaje. Lo merecemos.

-Los dos están dando forma a sellos. ¿Tienen intenciones de dedicarse más a eso?

Young Cister: Sí, tengo tantas ganas de formar una empresa de esto. Y no sólo música, sino que arte en general: ropa que combine con la música, y que incluya lo que es lo social. Quiero armar algo bonito, pero ahora estamos en el principio y estamos en eso, viendo artistas nuevos, tratando de darle algunas herramientas para que puedan amplificar su música y darle visibilidad también. En lo que nosotros podamos ayudarlos, lo vamos a hacer. El Poli está ahí con el proyecto de sello de BROKEBOYZ, que tiene algunos artistas ahí muy duros, yo estoy con lo mío que es God Bless These Kids, también estoy buscando algunos artistas, escuchando harta música. Aparte de nuestras carreras musicales tenemos esas ganas de impulsar a otros artistas también y así hacer crecer la cultura y el movimiento.

-Y en esa línea, ¿a qué artistas nuevos recomendarían?

Young Cister: Recomiendo a KeynBroke.

Polimá Westcoast: A Kid Rol, a YoungC4Real, a Makivavila, a la Soulfia y a la Lumy.

Young Cister: Y era.

Foto: Loretta Castelletto


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario