La rebelión de Lido Pimienta

En medio de la pandemia, Lido Pimienta presenta “Miss Colombia”, un trabajo de 11 canciones que sumergen tienen como objetivo ser un puente a su universo. “Mi obra está dedicada a causas que hacen que sea yo, como mujer negra, como mujer inmigrante, como madre, como madre soltera, como indígena”, dice -desde Toronto- en esta entrevista.

***

Lido Pimienta responde a la llamada desde su casa en Toronto, Canadá. Inquieta, la colombiana cuenta de entrada que, además de estar con sus dos hijos y un sobrino, ha pasado los días de cuarentena escribiendo libretos para películas y pintando. «O sea, todo lo que normalmente hago pero ahora estoy mucho más metida», explica.

Sin embargo, el grueso de su actividad ha estado concentrado en “Miss Colombia”, el disco que lanzó en abril y con el cual continuó el camino de “La Papessa” (2016), un segundo trabajo que incluso la llevó a ganar en 2017 el prestigioso Premio Polaris (por sobre artistas como Leonard Cohen, Feist y BadBadNotGood).

«Con este disco he sentido que por fin la gente me está entendiendo», comenta la artista sobre la recepción al trabajo. «Yo sé que mucho tiempo la gente era como “ella es una niña como de 12 años, ¿qué nos está tratando de decir?”. Ahora es como “ya ya ya, ya la entendimos”. Así que muy chévere».

CLICHÉS
Entrevista con Lido Pimienta

Foto: Daniela Murillo

En la portada de “Miss Colombia” se ve a Lido Pimienta ataviada con un llamativo vestido y una tiara. Imagen y nombre llevaron a que desde antes de su lanzamiento se especulara sobre su relación con los certámenes de belleza y, más puntualmente, con el momento en que Steve Harvey le dio por error el cetro a la colombiana Ariadna Gutiérrez sólo para luego corregirse y dárselo a la filipina Pia Alonso Wurtzbach.

Pero para la música, título y portada tienen también otra explicación: «Quería representar todos los clichés de la mujer colombiana de bien, católica virginal desde su bautizo hasta cuando se casa. Porque es ahí cuando se acaba la vida», relata. Luego continúa: «O sea, obvio que el rol de la mujer es casarse y tener hijos, porque obvio, para eso nacimos (risas). Entonces dije: “tráiganme los budines, hagamos una fiesta de quinceañera pero pónganme una corona y un vestido con todos los colores alegres, y vamos a tener a las novias pero con un machete y en unas motos”. Y ahí está todo todo».

Esos cuestionamientos se desarrollan en las 11 canciones del álbum, en las que Lido Pimienta, con un sonido más orgánico e incluso rescatando elementos de ritmos colombianos como la cumbia, el porro o el bullerengue, retrata temas como el ser mujer, madre e indígena.

«Mi obra es dedicada, apasionadamente con todo el fervor y la seriedad del caso, a causas que hacen que sea yo, por que yo no soy una causa, yo soy la persona de quien se está hablando en estas canciones, como mujer negra, como mujer inmigrante, como madre, como madre soltera, como indígena; yo soy toda esas cosas», desarrolla.

Luego profundiza: «Mis canciones no son sobre las relaciones entre un hombre y una mujer. Sí son sobre la mujer, porque yo soy mujer, pero no tiene nada que ver con “me voy a morir y no puedo dejar de llorar por que el hombre no me llama más porque me rompió el corazón”. En esa retórica, en ese discurso habrá una limitación quieras o no quieras, en donde simplemente se escogerá lo que sea más adecuado y más presentable y lo que más pueda tolerar una audiencia de hombres, audiencia de ejecutivos de hombres que van a querer que la mujer este más bien en el servicio del hombre».

-¿Por eso es que se ven más hombres en la industria?

-Claro, y por eso es que vemos más mujeres en la industria que hablan sobre amor romántico esas grandes canciones son sobre todo de amor romántico y hetero. Entonces yo veo eso y digo hay suficientes canciones de amor yo no tengo por que hacer otra, pero esa soy yo. Al ser mamá, yo fui mamá joven, veo las cosas de otra manera, yo entiendo la competencia y entiendo por qué hay menos mujeres y creo tiene que ver con eso: cuando en los sistemas en nuestros países la labor de criar y cuidar se le da a la madre, a la mujer, eso sin querer queriendo significa que nosotras vamos a tener menos oportunidades. A menos que decidamos conscientemente no casarnos, no tener hijos y dedicarle tu vida a tu música o tu carrera, y que eso sea tu hijo o hija. Yo entiendo esta industria porque cuando entré era muy joven y vi muchas cosas que no me gustaron y por eso que yo casi como que me retiré un tiempo.

-Has publicado algunas playlist con música de mujeres latinas. ¿Sientes la responsabilidad de darles una tribuna?

-Cuando veo a mujeres en la música y veo que tienen un proyecto espectacular, yo lo oigo y lo pongo. No hago una playlist pensando que voy a meter 20 mujeres y dos hombres, no. Es la música que yo escucho, y la mayoría de las cosas que yo oigo y me gustan son hechas por mujeres, la producción que más me gusta es hecha por mujeres. O sea yo no le pongo un súper foco a ello, incluso después me doy cuenta y pareciera que estuviera haciendo un statement político.

-Sobre “Miss Colombia”, me llama la atención la dualidad entre música alegre y letras más sombrías. ¿De dónde viene eso? ¿Es parte de Lido Pimienta?

-Es porque yo soy así, yo soy una persona muy triste porque absorbo mucho dolor, sufro de una hiper empatía con la gente y eso me entristece mucho. Entonces lo que yo hablo es una realidad muy cruda, pero no puedo al mismo tiempo dejar que el sonido sea así porque también tengo mucha esperanza, y para mi la esperanza son los niños y niñas, y como yo vivo con niños, ellos tienen esa influencia en mí.

Mi hija me dio la inspiración de la canción ‘Nada’. Ella me dio esa canción, porque cuando la parí, con ese dolor sale la beba, la placenta y eso es una cosa gutural. Entonces cuando yo la tenía en mis brazos para que se durmiera, nace esta melodía que es muy triste y necesito que hayan sonidos con más movimiento porque eso es muy colombiano. Colombia, a pesar de ser uno de los países más violentos y el número uno en corrupción, es el país más feliz del mundo. Entonces es esa dualidad de la que estás hablando; eso es muy colombiano, y como yo soy “Miss Colombia”, pues ahí está.

-En el disco hay una colaboración con Li Saumet (Bomba Estéreo). ¿Cómo se gestó?

-Con Liliana tenemos una amistad de casi 10 años. Ella y yo nos queremos mucho y ella es una persona que a mí me ha guiado mucho y que me da mucha fuerza, mucha fortaleza. Como ella lleva haciendo esto más tiempo que yo, ella como que se ve en mí y yo me veo en ella, entonces ella me ayuda full, me acompaña bastante. Cuando se dio la oportunidad de grabar la canción era muy importante para mí que las voces de nosotras se pudieran compenetrar muy bien, y esta fue la oportunidad de hacerlo. Fue todo muy natural. Ella grabó en Colombia y yo grabé acá en Canadá y mezcle acá la música, en Canadá.

-¿Y la colaboración con el Sexteto Tabala? ¿Era importante para la aparición de unos artistas tan representativos de Colombia?

-Con el Sexteto hicimos la canción en vivo cuando fuimos hacer los videos de ‘Eso que tu haces’. Como ellos viven en Palenque, yo aproveché e hice los videos con ellos. A ellos los conozco de adolescente, en mi época cuando tenía 13-14 años, que yo cantaba con el grupo KUMBE y lo bailarines todos son palenqueros que viven en barranquilla. Ellos me llevaban a Palenque y así fue como los conocí. Para mí ellos eran como mis héroes de la música y todavía lo son, y tengo una relación muy bonita con ellos, entonces fue como muy natural también. Fue como llegar a la casa de mi tío o de mi abuelo y poner el micrófono en mitad de la sala. Así fue cómo pasó.

ENTERTAINERS
Lido Pimienta Flores

Foto: @daviddbarajas

A mediados de junio, el diario El País de España publicó una entrevista con Lido Pimienta que se centraba en sus opiniones sobre coterráneos como J Balvin y Shakira. «Resulta que todo lo que yo hago termina siendo político porque parece que como la barra está tan baja, hasta mis esfuerzos más mínimos se toman como discurso súper político», comenta. «“Y ahí va Lido Pimienta, la defensora de todos”, y yo por aquí como que comiéndome una donuts y me pregunto: “¿yo?”», continúa.

-Eso fue lo que pasó con la nota en El País. Eso fue así, yo les dije que bajaran la entrevista por eso, no quiero que en un artículo mío solamente se hable de eso. Yo no hice eso, pero es una obsesión que hay, porque la competencia está, hay poquitas mujeres y en Sudamérica es peor que en Norteamérica, porque parece que para que la mujeres tengan una plataforma deben ser lindas.

Por lo menos en Estados Unidos las mujeres son gordas, negras, indígenas, trans, no sé qué y eso para mí es lo normal, lo que debiese ser lo habitual, pero si yo me pongo a pensar en Sudamérica, de 10 artistas independientes o no que tengan una plataforma con más de 50 mil seguidores, el común denominador es que son mamacitas, ¿ya?, y que son muy femeninas y que son muy lindas, y son flacas y ta, ta, ta, ta; todo lo de una lista que el mercado nos quiere mostrar. Luego por eso a mí me gusta mucho la música tradicional, porque siento que la música tradicional es el espacio en donde una mujer puede ser una cantante espectacular y cantar esas canciones sobre la tierra y es una señora que es gorda y chiquita, y yo me siento identificada porque yo soy gorda y chiquita. Quiero ver más gente como yo, por eso hago esa música. Porque esa fantasía de la juventud eterna tiene mucho que ver con el tema de “tú me llamas, yo te llamo, si no me quieres, si no me llamas, yo me muero”. Yo no quiero ver más de eso, suficiente.

-¿Te sientes presionada por ser una portavoz?

-Me siento súper presionada, porque la responsabilidad de curar el mundo siempre reposa en los hombros de las mujeres de color. Siempre es una responsabilidad. En mi caso siento mucho la presión de ser una portavoz y me meten mucha presiones de decir y actuar siempre correctamente, y me llegan muchos mensajes como “estoy decepcionado porque no te has declarado con las violaciones de las mujeres”. Y entonces yo pienso: “¿Tú has escuchado mi música? ¿Tú has visto mi obra completa? ¿Por qué me molestan a mi? Ve a molestar a Rosalía, J Balvin”. Y nombro a estas personas porque son nombres grandes actuales, si en este momento fuera Thalia pues ve a molestar a Thalia. Es decir, ve a molestar a estas súper estrellas que tienen mucho dinero, que tienen mucho acceso al poder. Yo, como todas las cosas que me definen, no tengo plata, no soy millonaria, vivo en casa con mis hijos y ya, esa es mi vida. Pero volviendo, si yo no me proclamo soy la decepción.

-¿Y cómo ves tu propuesta en relación a la de otros referentes latinos?

-Es un respiro, porque la saturación es fuerte por esa mediocridad de hacer una réplica de algo en que desafortunadamente caen esos artistas o entertainers, porque para mí no son artistas, son entertainers. Bien por ti si te va bien, pero no es arte. Entonces sale alguien como Lido Pimienta que tiene un discurso, que tiene talento, que no es hombre, que no es blanco. Que no es típica, que nunca me he puesto ni operado nada. Entonces hay una gran presión que yo todavía siento. A veces pienso y será que yo me aliso el pelo y me lo pongo mono, será que voy donde mi tío (que es cirujano plástico) para que me saque toda la grasa y me ponga así bien delgadota. Pero entonces yo pienso que si lo hago, yo lo volvería arte, yo llevaría cámaras y haría música para eso, porque todo tiene que ser arte.

-Es fuerte pensar que a una artista mujer generalmene se le critica primero por su físico, y esos juicios suelen venir de hombres que se toman esos atributos.

-Claro, eso está guardado y reservado para nuestra familia. Tú vas a visitar a tu abuela y te esperas que te diga “oye mija, estás más gorda”, pero un hijo puta que yo no conozco diciéndome cómo me ve… Pero nunca le dirían eso a Maluma. Le dicen “ay, qué lindo”. Y digo Maluma porque me refiero a hombres, a los grandes artistas hombres, cualquier grupo. Por ejemplo los Rolling Stones. Ellos envejecen y parecen cadáveres andantes, pero todavía llenan estadios y los ven y aplausos. Imagínate si Mick Jagger fuera mujer. Nadie lo querría ver, seguramente comentarían por lo horrible que está.

Entonces por eso yo entiendo a Madonna, porque ella hubiera podido envejecer con gracia, pero ella se pone, se saca, se opera porque ella está leyendo esos comentarios y tiene esa presión de que no puede envejecer. Y las mismas mujeres que están en el reggaetón también son mujeres que están en esos mismos súper cánones. Ellas no pueden tener celulitis, ellas no pueden engordar. Pero también existe eso, así como a mí me presionan que tengo que ser la persona más capaz, sabia, elocuente y que se conoce la situación política de cada país, esta gente no pueden poner una foto sin que estén perfectas.

En cambio, si yo quiero voy a mi Instagram y cojo un vestido apretado y muestro mis gordos y la gente me aplaude. Si yo como Lido Pimienta con mi discurso me pongo una foto con mi hija con la barriga afuera, a la gente le va a encantar, pero si yo fuera del calibre de estas mega super stars de Colombia, imagínate yo salir en traje de baños y tener celulitis. Porque la gente ellos psicológicamente piensan que ellos son los que pagaron por ese doctor y por esas tetas y por ese culo, así que me hace el favor y lo mantiene, exigen.

Foto Principal: Daniela Murillo


Diseñadora Gráfica, experta en listas y creadora de @1515playlist (@daniadumi).

TE PUEDE INTERESAR

  1. Sara

    16 agosto

    Me gusto leer esta entrevista, siento que escuchare su musica y quedarè atrapada .

Deja un comentario