LEYENDO

Reseña: Nathy Peluso – Calambre (2020)

Reseña: Nathy Peluso – Calambre (2020)

«Tú sabes que soy la peligrosa» afirma Nathy Peluso en ‘SANA SANA’ y lo dejó más que demostrado en su último trabajo musical. “Calambre” se compone de 12 canciones que mezclan géneros clásicos como la salsa y balada, con ritmos urbanos contemporáneos, como el reggeatón y trap, acompañados de autotune, creando uno de los discos más intensos, versátiles e impredecibles del 2020.

El 2 de octubre la artista argentina permitió que “Calambre” viera la luz, compartiendo con sus fanáticos 40 minutos de intensidad, potencia y profesionalismo. El álbum, precedido por “Esmeralda” (2017) y “La Sandunguera” (2018) se consolida como su primer disco de estudio y fue escrito y compuesto en su totalidad por la misma Nathy Peluso, mientras que la producción estuvo en manos del compositor argentino Rafael Arcaute, Fede Vindver y otros.

El álbum es un viaje intenso a través del universo de la artista, tanto musical, como interno y cada canción es una obra completa, intensa y necesaria dentro de este recorrido. “Calambre” deja en claro la calidad de artista de Nathy Peluso que recientemente fue nominada a dos Grammys latinos como Mejor nuevo artista y Mejor canción alternativa por ‘BUENOS AIRES’.

En ‘ARRORRÓ’ Peluso afirma «Tengo el canto metío’ en mi alma» y nos queda más que claro. A lo largo de los distintos ritmos que atraviesan el disco, la cantante deja ver la potencia de su voz, su intensidad y creatividad como artista y el enorme progreso que ha tenido su música. Desde el inicio con las potentes ‘CELEBRÉ’ y ‘SANA SANA’, pasando por la salsa en ‘PURO VENENO’ o el reggaetón de ‘AMOR SALVAJE’, la argentina demuestra su versatilidad, el amor y la pasión que siente por la música.

La artista se ha encargado de imponer la imagen de una mujer fuerte, poderosa, independiente y de cierta forma, ha roto con los estándares de belleza en su estética, lo que plasma en ‘BUSINESS WOMAN’, por ejemplo. En “Calambre” está muy presente el goce, el placer y se plantea a la mujer como un ente activo que disfruta libre y sin tapujos de su sexualidad. Así lo plantean ‘DELITO’ o ‘TRÍO’, canciones de melodías ricas y sensuales en los que la mujer busca, anhela y desea.

A pesar de todo, existen personas que no están de acuerdo con el actuar de Nathy Peluso, en ciertas ocasiones se la ha acusado de apropiación cultural por llamarse a sí misma mulata o por ‘La Sandunguera’, canción que dicen es un plagio a la artista negra Hurricane G. Es importante que en un contexto tan globalizado e interconectado como el que vivimos hoy nos replanteemos este tipo de cosas y pensemos hasta donde llegan los límites: ¿en qué momento el homenaje y la influencia se vuelven un lucro a costa de una cultura ajena?

Sin embargo, la artista aseguró en su cuenta de Instagram que para trabajar los estilos que componen el disco asumió el compromiso de sumergirse «muy a fondo en cada uno de ellos» y se nota. La argentina tiene la capacidad de fluir a través de distintos ritmos que ella admira de una forma muy prolija, creando piezas musicales que son muy completas en sí mismas, entregando 4 o 5 minutos de pura admiración.

Esto es lo que se produce en el final de “Calambre” con ‘AGARRATE’, una canción íntegra que comienza con un tango lento y lúgubre, para luego dar paso a un hip hop noventero que revienta el bombo – caja, que, en compañía de la letra, da un cierre redondo a uno los mejores álbumes del 2020. Las melodías y el despliegue de la voz de la argentina durante los cuarenta minutos que dura el disco posicionan a Nathy Peluso como una de las artistas más sólidas de la última década.


20 años, estudiante de periodismo de la Universidarks de Chile. Muy diversa musicalmente, muy melómana. Cuando estoy conversando y escucho una canción que me gusta mucho, siempre termino cantando.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario