LEYENDO

Hinds y el nuevo camino de “The Prettiest Curse”...

Hinds y el nuevo camino de “The Prettiest Curse”

En su tercer largaduración, la banda española Hinds decidió cambiar su manera de hacer las cosas. Por eso se tomaron un tiempo prolongado para grabar, hicieron canciones más pop y sumaron a su paleta sintetizadores. También agregaron por primera vez versos en español. “En este disco queríamos darnos más libertad y probar más cosas”, dicen en esta entrevista, en la que además revelan que este año visitarían Chile.

***

La pandemia cambió los planes de todos en todo el mundo, pero para pocos el giro fue tan brusco como para Hinds. La banda, uno de los mayores nombres del indie español del último lustro, estaba de gira nada menos que con The Strokes, y tenía una agenda apretada que configuraba un 2020 prometedor.

«Lo de los Strokes fue muy poco antes de todo esto. De hecho, los únicos conciertos que dimos fueron con ellos. Tocamos con ellos en Nueva York en Noche Vieja, en Año Nuevo, luego nos volvieron a llamar en febrero e hicimos París, Londres y Belfast, esos tres, y al mes siguiente ya lockdown», recuerda desde Madrid -vía Zoom- Ana Perrote, una de las voces y guitarras del cuarteto que antes ya había girado con bandas como The Libertines. «Fue la ostia. Se me hace como que no puede haber sido el mismo año, ¿sabes? Fue tan divertido y tan guay que pensando ahora es como ¡ostras!».

Pero eso no fue todo. Además de su nutrido itinerario, el grupo tenía planeado estrenar el 3 de abril un tercer disco que habían empezado a adelantar en diciembre con el lanzamiento de ‘Riding Solo’, y luego con ‘Good Bad Times’ y ‘Come Back and Love Me <3’.

«El lockdown nos pilló con demasiados singles, y adelantos y ya habíamos anunciado todo, ya era muy tarde para echar para atrás, pero aún así sentíamos que no era el momento», dice Perrote ahora. «Ha sido raro lo de no poder tocar, pero menos mal que aún así lo sacamos, porque si ahora estoy mal, seguro que si no lo sacábamos hubiese estado muchísimo peor».

“The Prettiest Curse”, el postergado álbum, finalmente vio la luz el 5 de junio vía Mom + Pop Music.

CHALLENGE

Incluso antes de lanzar “Leave Me Alone” (2016), su disco debut, Hinds ya había cosechado críticas positivas de medios como Pitchfork, NME y The Guardian. La clave estaba en la actitud de sus shows, la energía de sus canciones -amalgama de garage, noise, indie y lo-fi- y la química de sus integrantes, que además de Perrote son Carlotta Cosials (voz y guitarras), Ade Martin (bajo) y Amber Grimbergen (batería).

La mezcla hizo que, además de los elogios de la prensa, la banda se convirtiera rápidamente en un nombre estelar al punto de ser el primer grupo español en formar parte de festivales como Glastonbury o Coachella, y en ir al Late Night Show de Stephen Colbert. ¿Más datos? También han cosechado fans famosos como Elijah Wood y han estado en fiestas de estrellas como Selena Gómez.

Pero pese al éxito, luego de dos álbumes (en 2018 lanzaron el excelente “I Don’t Run”) esta vez decidieron cambiar la fórmula. Comenzando por el sonido: “The Prettiest Curse” es el disco más pop en la discografía de Hinds.

«Resultó así, tampoco fue en plan vamos a hacer un disco de pop, sino que en general en todo el proceso queríamos darnos más libertad, probar más cosas y darle menos vueltas a todo lo que fuera tipo esto es muy pop, esto es demasiado pop. Fue como simplemente vamos a componer», apunta Perrote sobre el proceso, en el que la banda trabajó junto a la compositora y productora Jennifer Decilveo (The Strokes, Bat For Lashes, Beth Ditto).

Luego agrega: «También tuvimos tiempo, así que no era tipo tenemos que hacer dos canciones ahora y las dos se van al disco. Gracias a eso pudimos hacer cosas que antes tal vez hubiésemos considerado raras. Sí que sabíamos que en cuanto al sonido, no tanto de composición, queríamos dar un pequeño salto; que sonase bien en unos altavoces fuertes y que no tuviese demasiado distorsión. O sea, nos ha seguido gustando la distorsión y hay mucha en este disco, pero rebajad un poco para que no estallen los cristales de las casas cuando lo escuchen».

El reto, dice, era no perderse entre las diferencias. «Teníamos un poco el challenge de cómo mantener nuestra identidad y eso, pero a la vez intentar sonar un poco más cálidas y con más capas de producción. Entonces fue todo muy progresivo. O sea, estuvimos un año componiendo, que fue desde enero de 2019 hasta diciembre, en febrero descubrimos que los teclados nos gustaban mucho y nos reconocíamos y hacíamos cosas diferentes cuando sonaba un teclado en vez de una guitarra. Entonces, claro, poner sintes y teclado en un disco, ya sólo eso hace que suene mucho más redondo, mucho más cálido y tal. Entonces como que hemos ido viendo muy step by step y al final acabó sonando así», revela la artista.

Las integrantes de Hinds

Hinds. Arriba: Carlotta Cosials y Ana Perrote. Abajo: Ade Martin y Amber Grimbergen. Foto: Andrea Savall.

-Comentabas que tuvieron todo un año para componer y me imagino que ese lapso da tiempo para probar cosas nuevas. En cuanto a eso, ¿el proceso de este disco fue distinto al de los dos anteriores?

Hinds: Uy, sí, totalmente diferente. Los dos discos anteriores, ambos se hicieron entre giras. Fue un sándwich de giras, de ocho meses de giras, un break para componer, dos meses de gira, unas semanas para grabar sabiendo que iba a ser imposible volver al estudio, lo cual era mucha mucha presión. La manera en que está la industria pensada es muy raro, porque claro, te pasas muy poco tiempo componiendo algo que luego vas a estar girando mucho tiempo. Tú sabes, estuvimos girando dos años con canciones que habíamos hecho en dos meses. Entonces por eso también con este, con el tercero, quisimos parar un poco el tren de la locura de las giras y pues eso, decidir en plan que nos íbamos a concentrar por primera vez un año entero más o menos en componer y en probar cosas y tal. En febrero vimos lo de los teclados, en julio decidimos cantar en español; ha sido todo muy orgánico y una cosa llevó a la otra. Eso es algo que seguro que hace un tiempo no hubiésemos podido conseguir.

-En lo concreto, ¿cómo fue ese trabajo? Hay una especie de documental en donde se ve que compartieron una casa.

Hinds: Sí, lo de la casa fue cuando de pronto nos fuimos a Los Ángeles, que también es primera vez que el disco no lo componemos entero en Madrid sino que compusimos una parte en Londres, otra en Madrid y otra parte en Los Ángeles y se grabó en Nueva York. Tiene un poco de todas partes. Fue bastante liberador, porque era como componer sin esa presión. Al final, hacer algo creativo teniendo atrás el reloj y el calendario hace que funcione, da resultados, pero no da tanto crecimiento, no te da tiempo para crecer. Pero la producción fue eso, con Jennifer Decilveo, tuvimos tres semanas para empezar sólo a producir y eso es mucho tiempo, e hicimos preproducción antes, en Madrid, ella vino a Madrid, grabamos también con ella en Los Ángeles. Eso también era un objetivo de este disco: intentar involucrar a esa persona que iba a ser la productora o el productor, en el proceso. Y desde antes, porque antes por falta de tiempo llegábamos al estudio ya con las canciones tan acabadas que era como venga, pum pum pam, las grabas como puedes. En este queríamos dejarlo un poco más abierto para que su opinión y sus cambios no nos afectasen tanto, porque cuando tienes una canción cerradísima no quieres que nadie la cambie, te ha costado mucho llegar. Entonces fue como un proceso más abierto de enseñarle demos e incluso componer algunas canciones con ella, tener feedback y tener la posibilidad de hacer cosas en el estudio. Claro, tres semanas dan para mucho. Algunas canciones se producen súper fácil y lo tienes clarísimo, y otras para nada, fue como probar que fueran más sucias, más rápidas, más lentas. Pudimos probar el sello que le queríamos dar a la canción.

-¿Hubo canciones que cambiaron mucho?

Hinds: Muchísimo, sí. Por ejemplo ‘Boy’, que ahora es rockanrollera, bastante rápida, sonaba en plan típica canción de chill out en Ibiza. No te exagero que sonaba así, como súper dreamy, era algo nada que ver. Y le dimos ene vueltas. Antes el verso era como sólo un bajo de Ade y unas melodías encima que no tienen nada que ver. Esa fue una de las primeras que compusimos, además. Se la llevamos a Jenn y nos dijo no me encanta. Nosotros estábamos como cómo que no te encanta, si a nosotras nos gusta mucho. Y ahí nos dijo mira, si queréis, el estribillo me parece muy bueno, pero cuando escucho esta canción nunca me acuerdo de la melodía del verso y eso dice suficiente. Es una mierda, hay que cambiarla. Y nosotras no lo podíamos creer. Y bueno, la rearmamos y la terminamos ahí en el estudio; fue de las primeras que empezamos y de las últimas en acabar.

-Te quería preguntar sobre el proceso de composición en Hinds, porque ustedes son un cuarteto y cada una aporta algo a la banda. ¿Pero cómo nacen generalmente las canciones? ¿Parte alguna componiendo, componen juntas?

Hinds: Hacemos las dos cosas: todas juntas y luego a veces solo Carlotta y yo. En general siempre lo que priorizamos son las melodías de voz, porque nos ha pasado varias veces de tener algo instrumental súper guay que nos encanta y no encontramos melodías. Entonces es como que no podemos hacer tantas canciones instrumentales. Entonces o sale lo instrumental en el local o Carlotta y yo lo hacemos. En este caso también se nos sumó Jenn, que se sumó con un solo y luego en otras canciones toca algunos teclados. Entonces, sabes, como que empieza un poco la música de forma muy vaga, sólo los acordes, y luego Carlotta y yo empezamos a tirar líneas, a tirar melodías. Las grabamos todas, tengo el teléfono móvil lleno de grabaciones de cómo han empezado todas las canciones de Hinds. Luego revisamos, usamos las que nos gustan, y a partir de ahí o lo llevamos al local o seguimos trabajándolas nosotras. Ahí ya es como más trabajo para empastar. Pero cómo empieza, lo más importante son las melodías de voz.

MANSPLAINING

-Dentro de las canciones hay una que me gusta mucho: ‘Just like kids (miau)’. Tengo entendido que es sobre mensplaining, sobre las opiniones que han tenido de parte de hombres. Cuéntame la historia de esa canción, ¿nace por ese lado?

Hinds: Sí, es como una compilación de los best comentarios que nos han hecho y que nos siguen haciendo. Cuando sacamos la canción nos contestaron tres grupos de chicas que son de aquí de España, grupos como Melenas, y nos dijeron cosas como ¡Dios! 100% related. Ellas también han pasado por exactamente lo mismo, ¿sabes? Sí, es como reírnos de un problema tan serio que hay. Ya llevamos tres discos, ya llevamos siete años de banda, lo que nos pasa vemos que no es por casualidad, o sea es un patrón que se repite. Y estoy muy contenta de haberlo hecho en este disco porque creo que al ya llevar tantos años pudimos enfrentarnos al problema con un poco de humor. O sea, es amargo, pero al menos creo que ese toque de humor es lo que le da algo extra. Vale, toda esta mierda es real, toda esta mierda pasa, pero puedes estar por encima y te puedes reír de ello.

-Me imagino que en un comienzo puede haber inseguridades y comentarios como esos pueden afectar. Pero después de siete años y tres discos, ¿cómo sientes que están como banda? ¿Cómo te sientes siendo parte de Hinds en el 2020?

Hinds: En el 2020 fatal. Pero creo que es porque todos los grupos se sienten fatal. O sea, en general creo que Hinds está muy bien. Este disco para mí ha sido muy importante personalmente para demostrar, me he demostrado a mí misma sin siquiera saber que me lo estaba demostrando, hasta dónde podemos llegar y que podemos crecer y hacer cosas muy diferentes y que me sigan gustando mucho. Esa era una de las cosas que me daban miedo. Es linda la sensación de sacar otro disco y encontrarte con canciones que son bastante buenas y que son muy diferentes a lo de antes, pero que a la vez han mantenido mis cosas favoritas de Hinds. Entonces en general este disco ha sido muy guay hacerlo, pero claro, ahora mismo no te puedo contestar nada positivo (risas).

-Otra de las cosas que me llamó la atención del disco fue que tiene algunas estrofas en español, que es algo nuevo en Hinds. ¿Hubo algo tras esa decisión o fue más bien casual?

Hinds: Eso sí que fue decidido. Era algo que llevábamos queriendo hacer, queriendo probarlo durante bastante tiempo, pero justamente por falta de tiempo no lo habíamos hecho. De pronto para este disco decidimos intentarlo. No sabíamos si iba a ser una canción entera en español o, pues lo que acabamos haciendo, medio y medio; fue como vamos a intentarlo y tal. Entonces nos pusimos a escuchar mogollón de canciones en general de grupos de acá que cantan en español, y empezamos a intentarlo. La primera en español yo creo que fue ‘Come Back And Love Me <3’, que en el estribillo eran sólo las respuestas, pero nos hizo darnos cuenta de que podía sonar bien. La idea se nos ocurrió cuando hicimos una versión de Los Nastys de aquí de Madrid, de una canción que se llama ‘Holograma’, y claro, las canciones resuenan muy diferente en otro idioma. O sea, literalmente a nivel sonido es muy diferente. Aparte, claro, pues en público de Latinoamérica y de España tuvo muy buena acogida y eso que era un cover. Entonces nos emocionó oírnos diferente y a la vez ver como que a la gente le iba a gustar, y desde entonces queríamos hacerlo. Menos mal que lo hemos hecho. Hay veces que suena fatal, no lo podemos hacer en todas las canciones, pero cuando entra bien, entra mejor que el inglés, a mi parecer.

Ver esta publicación en Instagram

Out Everywhere Now. 🙂 ?

Una publicación compartida por HINDS (@hindsband) el

-Otro de los aspectos llamativos del disco es su arte. ¿Qué querían comunicar con eso? ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con Ouka Lele, que es una fotógrafa que estuvo muy involucrada en La Movida?

Hinds: Lo de Ouka Lele fue un poco lo mismo. Al principio, cuando estábamos haciendo un brainstorming total de cosas que nos gustaban y eso, hicimos una carpeta de imágenes de referencia. Y creo que fue Carlotta quien se lo enseñó a su madre, y ella le dijo que le recordaba un poco a Ouka Lele. Y claro, como era de otra generación era una artista que no teníamos muy presente en nuestra cabeza. No sabíamos si seguía activa ni nada. Total que lo investigamos rápidamente y vimos que seguía trabajando, y quedamos con ella. Precisamente lo de La Movida creo que es muy guay porque, claro, toda la historia que le contamos, todo el concepto detrás de «The Prettiest Curse», de todo lo que nos ha pasado, de todo lo que nos pasa, de la realidad de Hinds, en general presentándole nuestro mundo, ella se sintió identificada en muchas cosas. En La Movida estaba muy presente la lucha, la libertad ante la opresión; un poco temas que se siguen repitiendo a día de hoy. Pues eso, nos entendió al minuto y le pareció genial. Y luego en la portada en sí queríamos que fuese un poco como el sonido del disco, un poco como con más profundidad y en general con más capas, ¿sabes? Un arcoíris más grande de colores. Y quisimos representar dentro de la portada un objeto de cada canción; cada canción está ahí representada. De hecho en el vinilo hay un póster que tiene una especie de mapa de los objetos que están en la portada, en nuestra web también se puede ver. En general hicimos toda la presentación para toda la gente que le gusta ver los detalles y eso, porque yo sé que habrá gente que no lo habrá abierto pero a otros les gustan.

-La última: una vez que pase todo esto, ¿les gustaría venir a tocar a Chile?

Hinds: Me encantaría, me encantaría. De lo que más me jode es que este año íbamos a ir, teníamos ya la fecha de Latinoamérica. No habíamos llegado a bookear los conciertos, iban a ser justo por ahora después de verano. Teníamos ya separadísimo, uno de los objetivos de este disco era centrarnos en el público español y latinoamericano, esa era una de las razones de cantar en español. Ahora más que nunca tenía sentido ir a tocar esas canciones, pero no se ha podido. Los mejores recuerdos que hemos tenido nosotras han sido de tocar en Latinoamérica. Nos morimos de ganas de ir porque, aunque estemos tan lejos y las culturas sean tan diferentes, seguimos teniendo muchas cosas en común, creo, y mola mucho reencontrarse con gente que estamos tan lejos pero compartimos cosas tan grandes como el idioma.

Fotos: Andrea Savall


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

Deja un comentario