LEYENDO

El lado bueno de las cosas: una conversación con W...

El lado bueno de las cosas: una conversación con Will Joseph Cook

Will Joseph Cook, el cantautor británico que impactó la escena indie hace un par de años vuelve con un nuevo álbum donde examina los contrastes de la vida. En conversación con Melómanos Magazine, nos contó sobre el proceso de crear “Something to Feel Good About” y la experiencia de crecer en el ambiente musical sin tener realmente experiencia.

***

Si hay algo que tuvo el 2020 por montones fueron cambios de planes. Will Joseph Cook, por ejemplo, llevaba un tiempo preparando el material que lo traería de vuelta después de su exitoso debut con “Sweet Dreamer” (2017). Pero el contexto lo hizo replantearse la manera en que quería que su nuevo trabajo se conociera. Y tuvo que ponerse creativo.

«Desde el principio fue como: tendremos que cambiar completamente la manera en que estamos haciendo este álbum. No hay forma en que esto se vaya de la noche a la mañana. Entonces creo que desde que empezó quise hacer este álbum de la mejor manera que pudiera», recuerda ahora desde su casa en Inglaterra.

La idea que fluyó de forma más natural fue la de dividir el álbum en dos partes, las cuales serían lanzadas con semanas de diferencia entre ellas. Fue un recurso publicitario, pero por sobre todo artístico. Publicitario porque permitía tantear el camino, ver cómo era recibida esta primera parte y dejar que surgiera esta especie de expectativa por lo que venía. Artístico porque casi sin darse cuenta el álbum empezaba a presentar contrastes, como las dos caras de la misma moneda, dos perspectivas de una relación: la parte buena y la parte mala. Algo así como lo que ha sido este año.

Will nació en Tunbridge Wells, Kent, en el sudeste del Reino Unido. Con solo 22 años, ha tenido una carrera precoz en los escenarios que lo tienen creando música desde la adolescencia. Haciendo honor a sus orígenes creció escuchando britpop, aunque sus influencias tomaron otros rumbos: MGMT, Vampire Weekend y Phoenix se encuentran entre ellos. Su primer EP salió el 2015 cuando tenía tan solo 17 años. Su creciente fama lo ubicó como una de las voces más llamativas de lo que podríamos considerar la “escena indie” y tuvo la oportunidad de presentarse a su corta edad en festivales de renombre como Glastonbury.

En “Sweet Dreamer”, Will compartió con nosotros algo de su dulce juventud, ganando miles de seguidores y el visto bueno de la crítica. Una reseña de London In Stereo lo calificó como «un primer esfuerzo notablemente logrado para alguien tan joven y tan temprano en su carrera. El arte, la complejidad y la instrumentación de «Sweet Dreamer» es incomparable y el disco lo ve convertirse en un compositor con más confianza». Después de eso, el éxito. Pero ¿de qué puede cantar un joven que ha pasado gran parte de su prematura adultez grabando en estudios? Esta misma pregunta se hizo Will, quien se dio cuenta que no había tomado un receso desde los 15 años. «Creo que lo encontré un poco difícil, porque te consume tanto, sabes, cuando eres un artista esa es tu vida».

El 2018, decidió dar un paso al costado.

Something to Feel Good About, el nuevo disco de Cook.

«Creo que es sano tomar recesos, en especial cuando tienes problemas para encontrar inspiración como creo que yo los tenía. Sentía que escribía una canción al día, pero no es como que estuviera realmente viviendo una vida entonces no sabía sobre qué escribir. Tuve que salir y empezar a vivir, que me rompieran el corazón, todo eso (risas)».

Y un poco de eso pasó. Viajó, conoció a alguien, se enamoró. Terminó y sufrió. Cambió. De repente tenía un mar de ideas nuevas para escribir, un poco sobre lo triste que es terminar una relación. Pero también, sobre lo bien que se siente, sobre lo mucho que se aprende. Un espacio para ser vulnerable que no se había dado a sí mismo cuando era un adolescente.

«Si puedo escribir algo que duele un poco decir o es algo personal y difícil, se siente muy importante el poner eso en una canción. Creo que en el pasado tal vez evité escribir sobre experiencias personales o cosas que tuvieran que ver con mi familia o relaciones, mientras que ahora viene con cierto riesgo, pero me siento más inspirado cuando les estoy diciendo realmente lo que me ha pasado. Contarás tu propia historia mejor que nadie de todas maneras, así que creo que funciona para una canción».

Así fue como nació “Something to Feel Good About”, un álbum donde, en sus propias palabras «incluso las canciones más tristes siguen siendo canciones llenas de esperanza». Intenta discutir temas difíciles como perder a alguien, las rupturas, la salud mental pero enfocándolo en la búsqueda de respuestas y, por sobre todo, en seguir buscando lo que te hace sentir bien. «El álbum es sobre mi vida en los últimos dos años y mi vida ha sido en parte buenos momentos y en parte momentos de mierda, así que quería que se sintiera real y reflejara eso. Quería que se sintiera como el día convirtiéndose en noche, las dos partes de mi propia personalidad», resume Will Joseph Cook.

En algunos casos, el cambio fue volver al origen. Después de experimentar con la producción musical y «todas las cosas que puedes agregar después», se dio cuenta que se sentía más cómodo componiendo sólo con su guitarra, como lo hacía al principio. Sin darse cuenta, volvió a un concepto que en algún momento aborrecía: cantautor. «Cómo me identifico como un cantautor es que escribo canciones acerca de mi vida». Entiende que para términos prácticos está bien que su música sea calificada como indie, pero a la vez no quiere ser encasillado en un estilo. Y aunque pop alternativo es algo que tiene más sentido para él, insiste en que lo siempre busca es explorar distintos sonidos. «Estoy tratando de hacer la música pop que YO CREO debería ser popular». Ese es su lema personal.

Detrás de la dualidad expuesta en “STFGA” también hay un artista multifacético. Pone un particular empeño en sus videos musicales, los cuales considera una extensión de la canción y es algo que se puede ver en los singles de “Sweet Dreamer”, como ‘¡Girls Like Me¡’. Le gusta divertirse con ellos. Su nuevo trabajo no se queda atrás: los videos de ‘Be Around Me’ y ‘DOWNDOWNDOWN!’ fueron realizados por el mismo director, Bertie Gilbert, con quien Cook trabajó estrechamente para lograr aterrizar el concepto que quería. Así el primero fue grabado de día y el segundo de noche. «Hemos sido muy literales en esto del día y la noche. Todo viene del mismo corazón». ¿Otro proyectos? Will coanima un podcast con su amigo Daniel Huddlestone llamado Bad Hotel, donde hablan sobre música, arte, presentaciones en vivo y el mundo que conocen en general.

-¿Alguna meta a futuro?

-Will Joseph Cook: Tener una gran audiencia, llenar estadios, ser más grande que Drake (risas). No, ¿metas realistas en el futuro cercano? No sé, una vez que vuelva a hacer shows me gustaría ir a Norte y Sudamérica. Nunca he hecho un tour en Estados Unidos y nunca he hecho algo en Sudamérica pero tengo muchos fans por allá ahora así que… ¿es una excusa para viajar no?.


Deja un comentario