La cocina a fuego lento de Chicarica

Un proceso que se extendió más de lo pensado terminó dando forma a “arde lento”, el trabajo de 12 canciones con el que cuarteto santiaguino debuta vía Quemasucabeza. Acá, tres de sus integrantes reviven la historia tras uno de los mejores discos chilenos de la temporada.

***

A comienzos del 2020 Lorena Pulgar, Felipe Zenteno, Santiago Farah y Martín Pérez Roa decidieron irse de viaje a la playa. El estallido social todavía estaba fresco en la memoria y un viaje fuera de Santiago parecía ser el escenario ideal para trabajar en las ideas del primer disco de Chicarica.

«En la playa, en esa semana juntes le dimos forma al disco. Ya llevábamos varios meses trabajando en ideas y materiales que podrían transformarse en canciones, y fue a ese viaje que nos llevamos el compu lleno de ideas para seleccionar y desde esa selección ya armar las canciones», recuerda ahora Pulgar, la voz del cuarteto que debutó en 2016 con el single ‘Papayas’.

Pero la pandemia que llegó apenas semanas después de la escapada terminó enlenteciendo el proceso. Finalmente, casi un año después, el trabajo vio la luz: este viernes Chicarica presentó “arde lento”, su esperado disco debut editado por Quemasucabeza.

«Después de lo de la playa fue complicado seguir trabajando. Quisimos hacerlo online, pero no pudimos», explica Martín Pérez Roa, músico también conocido como merci merci y Winamp. «Así que en medio de la pandemia hicimos lo mismo; no nos fuimos a la playa, estuvimos en Santiago pero igual encerrades juntes aquí, y ahí ya resolvimos lo que nos faltaba», complementa la vocalista en una conversación de mediodía por Zoom.

PREJUICIOS

La primera muestra concreta de la interesante propuesta de Chicarica llegó en 2018. Luego de lanzar una serie de singles, ese año el cuarteto estrenó “Dale Mami”, un EP de cinco canciones en las que complejos patrones rítmicos se fusionaban con texturas de sintetizadores y melodías en la voz de Lore.

«Aunque teníamos esa referencia, creo que para este disco lo abordamos sin prejuicios. Íbamos viendo lo que salía y en base a eso fuimos construyendo», relata Martín sobre el proceso tras las 12 canciones de “arde lento”. «En el fondo no era como “no, esta hueá es demasiado esto así que no lo pongamos”, sino que era “¿te convence? ¿no te convence?” y en base a eso definíamos si se quedaba o no se quedaba».

«También conversamos mucho de lo que cada uno hace. Si nos gusta, si no nos gusta. Tipo “Pipe, podrías hacer esto, irte más para allá”. Darle una oportunidad a todas las cosas que uno quiere hacer», complementa Lore, que precisamente en ‘aa’, la sexta canción del álbum, conversa con Pérez Roa sobre un sonido de sintetizador.

El resultado es un trabajo diverso, que va desde la cadenciosa ‘diamantes ✧✧’ y la conmovedora ‘ay tentación’, hasta la potencia de ‘té’ (junto a Catana) y la experimentación de ‘invierno en mi vaso’.

-¿Cómo es generalmente el proceso creativo en Chicarica? Varios de ustedes vienen de la electrónica, ¿las canciones parten por las texturas?

-Martín: Cambia, depende mucho. Nunca es de una misma forma siempre. Hay veces en que alguien llega con algo, hay veces en que salen cosas jameando. Nunca hay nada muy dicho, nada muy estático.

-¿Son muy de armar en la sala?

-Martín: Sí. De hecho, para el disco lo que hicimos fue jamear o tocar acá en el estudio grabando y una vez que grabamos algo, recortamos entre todos juntos e íbamos como armando el asunto.

-Y en cuanto a las letras, ¿hubo algo en particular que funcionara como inspiración o fue más un trabajo de sacar cosas de adentro?

-Lore: Fue más un proceso de ir sacando más que cosas que iban pasando o que estaban pasando. Entre estallido social y pandemia, no hay un relato fijo, único, de algo que se quiera decir. Y el disco tampoco engloba un solo concepto. Entonces se van contando distintas cosas, ya de una manera más narrativa que en las primeras canciones de Chicarica; ahora están mucho más aterrizadas las ideas y desde ahí se logra o quisimos lograr un relato menos abstracto.

-¿No estuvo la tentación de irse por el lado social, que era lo que estaba pasando antes del coronavirus? ¿Qué dirían de las letras de “arde lento”?

-Lore: A mí me gusta que las letras tengan dos o tres lecturas. Hay gente que las siente más románticas, otras las sienten más nostálgicas, otras que hablan de temas más bohemios podríamos decir. Pero yo la verdad es que nunca he querido casarme con sólo una idea. El tema del estallido, por ejemplo, fue algo que si bien muchos artistas se fueron para ese lado, yo lo encontré muy difícil; a mí me costó mucho tratar de hacer una canción sobre el estallido social. La única del disco que va por ese lado es ‘arde lento’, que es también el nombre del disco. Ahí, con unas pocas palabras quise traducir mi sentir sobre el estallido social y todo lo que estaba pasando y que sigue pasando hasta ahora, pero es un tema que para mí por lo menos es muy difícil de aterrizar en una canción.

-Siempre está ese riesgo de que suene panfletario, ¿no?

-Lore: Claro, exacto. Y elegir las palabras correctas para que no se te vaya a un extremo chulo es difícil.

-Martín: Exacto, es difícil no caer en clichés.

-¿Qué les llevó a tomar la determinación de ponerle el nombre de esa canción (‘arde lento’) al disco? Son 12 canciones, ¿qué tenía esta de especial?

-Martín: La verdad, no estábamos muy seguros de cómo ponerle. Había varias ideas, algunas más chacoteras que otras, dando vueltas. Y en una reunión que nos juntamos con Cristián, que hizo la portada. Él había armado la portada con otro tema, creo que era ‘ay tentación’. Pero era como un ejemplo. Y en eso, él nos preguntó por el nombre del disco. Y creo que el Pipe había disco que si le poníamos el nombre de uno de los temas, le gustaría que fuera «arde lento». Lo conversamos ahí y quedó bien. Pega desde que está lindo el nombre hasta cómo se hizo el disco; fue un disco que se cocinó a fuego lento.

-Lore: Y lo que se cocina a fuego lento queda más sabroso.

-Martín: Queda rico (risas).

Entrevista Chicarica

En orden: Martín Pérez Roa, Felipe Zenteno, Martín Pérez Roa y Santiago Farah. Foto: Bayron Castillo.

ESCUCHAR

-En un comunicado de prensa sobre el disco decía: “12 canciones que traen de regreso el ejercicio de escuchar un álbum en orden”. ¿Por qué lo dicen? ¿Era una suerte de objetivo lograr el concepto?

-Martín: Sí. O sea, al ponerle el orden al disco tratamos de generar un discurso y una cuestión que vaya evolucionando y teniendo distintos momentos. Decirlo también es como justificar hacer un disco, igual nos tomamos el tiempo de poner un orden, de pensar en la energía y toda la cuestión, y un poco en tratar de traducir lo que hacíamos en vivo, que es como una experiencia de 40 minutos en los que estábamos de corrido tocando nuestros temas.

-Felipe: A mí personalmente, pero creo que en realidad a todos, los discos que más me pegan son discos que se escuchan de principio a fin. Uno disfruta ese largo relato, digamos.

-¿Hay algún disco que les haga aspirar a eso? Un disco que les guste escuchar de principio a fin.

-Martín: O sea, no sé si haya un disco en particular.

-Lore: Claro, yo tampoco tengo un disco que me haya influenciado a lograr eso con esto que hicimos. Pero sin duda es un objetivo de banda el hacer un disco que tenga un relato completo.

-Martín: Y yo por lo menos no escucho playlists. O escucho disco o mixes de DJs. Entonces para mí el disco es un formato que sigue vigente en la manera en que me relaciono con la música.

-¿Hay alguna de las 12 canciones que elegirían para presentarle el disco a alguien que no lo ha escuchado?

-Martín: Eso depende del Chicarica al que se lo preguntes. A mí me gusta una que se llama ‘invierno en mi vaso’, esa es mi favorita. Es una vieja que me gusta mucho cómo quedó. No sé si es tan representativa, pero cuando se la he mostrado a amigos siempre es la que más les gusta.

-Lore: A mí me gusta ‘diamantes ✧✧’, que es el tema que abre el disco. Creo que ese tema tiene un brillo y un color muy Chicarica.

-Felipe: Ya no sé si es mi favorita, pero ‘no pide rescate’ me gusta caleta porque siento que refleja algo muy interno de la banda, siento que son cosas que no se dicen pero se dicen musicalmente. Como que hay mucho pasando ahí, por eso me gusta.

-Lore: Esa también es de mis favoritas.

-¿Qué le dirían a alguien que el viernes le va a dar play a “arde lento”?

-Lore: Que se ponga audífonos. Escúchalo tranqui, ponte audífonos. Y era.

-Martín: Sí, porque hay mucho detalle que se pierde de otra forma.

Fotos: Bayron Castillo


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario