Kali Uchis – Isolation (2018)

Hace un par de años, Karly Loaiza era solamente eso: una chica colombiana residente en Virginia que, como toda quinceañera, tenía grandes sueños. Con habilidades para el piano y el saxófono, fue cerca del 2012 cuando la joven latina lanzó “Drunken Babble”, un primer mixtape producido -humildemente- por ella, donde desde temprana edad demostró afinidad por el reggae, el R&B y el doo-wop. Esa era “la Karly”, como quizás dijeron en muchas ocasiones sus compañeros de clase.

Hoy, Kali Uchis brilla con luz propia. Tras un ascenso indiscutiblemente meteórico, incluyendo colaboraciones con Snoop Dogg y la publicación de su primer EP “Por Vida” (2015), la ahora estrella de la industria musical recorre el mundo alumbrando todo a su paso mientras llena escenarios. “Isolation” es quizás el responsable de su éxito.

Publicado hace algunos días, el primer largaduración de la cantante es por lejos su debut oficial. Con 15 temas y en menos de una hora, la artista selló su ritmo caribeño y su lealtad con la sensualidad en una misma pasada. ‘Body language’ es ejemplo de lo anterior. Marcada por un tenue jazz brasileño (obra de Thundercat), la primera canción del disco funciona como perfecta introducción a ese paisaje, una playa en medio del atardecer, que a medida que avanza el disco va tomando nuevas formas y colores.

De ahí en adelante la invitación ya está extendida, aunque no vale la pena resistirse. Porque si bien Uchis escribe y compone la mayoría de sus hits, las colaboraciones tras los altos del disco también son culpables del revuelo a nivel mundial. Pistas como ‘Tyrant’, junto a la voz de Jorja Smith, ‘Nuestro Planeta’ con Reykon y la aclamada ‘After the storm’ con su cómplice Tyler the Creator, Bootsy Collins y BadBadNotGood, juegan un rol fundamental en la lectura del álbum, a pesar de todas mantener un ritmo y tinte distintos.

Pero también las canciones inéditas se robaron el protagonismo: ‘In my dreams’ producida por su amigo Damon Albarn -con quien ya grabó el single ‘She’s my collar’ para su última producción- tiene el sello de Gorillaz 2003 tatuado en cada nota y palabra. En ‘Tomorrow’, por otro lado, no puede negarse la influencia en el estudio de Kevin Parker junto a las guitarras y voces psicodélicas de Tame Impala. Y si bien Ben Ash, rostro tras Two Inch Punch, es el productor más joven de toda esta lista -que, por cierto, vale oro- su trabajo es formidable en ‘Dead to me’. Sería un pecado dejarla pasar.

Isolation es un confesión. Con letras que invocan al amor, al desamor, los éxitos y la soledad, Kali Uchis nos cuenta su biografía, la separación de su familia en Colombia y los desafíos de esa misma adolescente para alcanzar sus sueños. Un trabajo honesto y puro por donde se le mire, donde queda demostrada su naturaleza envidiable para saltar del rap al R&B o del reggaeton al soul. “Nada que sea bueno llega fácil jamás” canta entre los acordes de “After the storm” la artista mientras, sentada desde su trono azul satinado, pule tranquilamente su diamante en bruto.


TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *