LEYENDO

El caos controlado de Sistemas Inestables

El caos controlado de Sistemas Inestables

A dos años de su formación, la banda integrada por ex miembros de Jovenabuelo y un músico incidental viajó a Europa para protagonizar una gira que los llevó a Primavera Sound y Dunk! Festival, en Bélgica. Acá repasan el periplo y explican los procesos tras “O”, su excelente disco debut.

***

Sobre el escenario, la escena se repite durante buena parte del show: mientras Javier Hechenleitner (batería) y José Tomás Molina (teclados, guitarra) se estremecen junto a sus instrumentos, Mauricio Lacrampette (bajo) permanece inmóvil, ensimismado, concentrado en su labor.

«Por eso está foto nos representa tanto», bromea Javier, proponiendo la imagen tomada por Roberto Olivares para que encabezara esta entrevista.

En cierta forma, nada es casual. Puesta escénica y foto son una representación del complejo sonido que los tres músicos han elaborado en Sistemas Inestables, la banda que fundaron a mediados del 2017 y con la que un año después editaron “O”, un disco debut compuesto por cuatro canciones de entre 8 y 10 minutos en las que los pasajes tranquilos se intercalan con otros caóticos.

“Finalmente a eso se refiere el nombre del disco. Así como la ilustración, que es un círculo sin principios ni fin, sin un orden específico, pero que a la vez sí responde a un orden. Aunque se escuche a ratos caótico, para nosotros no deja de ser un caos controlado o un control caótico”, explica José Tomás sobre el trabajo.

Sistemas Inestables en Dunk! Festival. Foto: Felicie Novy

Sistemas Inestables en Dunk! Festival. Foto: Felicie Novy

ESTANDARIZADO

La génesis de Sistemas Inestables se puede rastrear en las cenizas de Jovenabuelo, una de las mejores bandas del post-rock local de la década pasada que dejó registros como el excelente “Niño Sol” (2009).

“Ese proyecto naturalmente llegó a su fin, pero con Javier nos rehusamos a dejar de tocar y decidimos crear un proyecto nuevo a partir de algunas ideas que compartíamos, aprovechando la energía que habíamos generado”, recuerda ahora Lacrampette, quien junto a Hechenleitner fue parte de la última formación de Jovenabuelo.

El siguiente paso fue natural: la dupla se reunió con José Tomás Molina, compositor y multinstrumentista que, por su trabajo en el mundo de la música incidental, encajaba con la nueva propuesta. Después de un año nacería Sistemas Inestables.

“Los tres teníamos en común muchas inquietudes con respecto al “estandarizado” formato del mundo de la música; nunca nos hicieron sentido. Desde ahí nace nuestro deseo de comunicar y entregar una propuesta que, al menos para nosotros, es distinta; no sólo en lo musical si no en la forma de hacer las cosas, desde nuestra puesta en escena hasta la forma de producción”, plantea Molina.

Esa tesis vio su primera muestra concreta a poco andar: a un año de su formación y luego de pulir la propuesta en vivo, la formación comenzó a grabar lo que sería “O”, su debut. Fue un proceso que califican de “largo” (casi siete meses) y que tuvo lugar en Recmobil, el estudio de Hechenleitner y Fonógrafo Records, el espacio de trabajo de Molina, quien luego se encargó de la mezcla.

El álbum fue especialmente valorado fuera de Chile. Tanto así que, además de su edición local vía LeRockPsicophonique, fue editado en Perú (Anti-Rudo Records), Argentina (Chancho Discos), Colombia (EM Records) y Europa (Dunk! Records). El interés internacional llevó a la banda a girar por Sudamérica y hace unos meses llegar a Europa con shows en reputados festivales como Primavera Sound en Barcelona y Dunk! Festival en Bélgica.

“Estuvo alucinante, jamás hubiéramos esperado presentarnos en tremendos escenarios a tan poco tiempo de haber lanzado nuestro disco debut, y menos tan lejos de nuestro país. Aunque no dejó de ser agotadora la experiencia, es algo que teníamos que hacer para poder seguir creciendo”, plantea Molina.

-¿Cómo resumirían la experiencia?

-Javier: Llevamos 2 años tocando y a pesar que nos hemos podido parar en escenarios importantes de Argentina, Colombia, Perú y Chile, este viaje a Europa superó nuestras expectativas. Desde LeRock ya veníamos trabajando en conjunto con el Dunk! Festival. Era un escenario que ya conocíamos, yo particularmente estuve con La Ciencia Simple en 2017, pero montarnos ahí a tocar el “O” de principio a fin en esa carpa repleta de gente fue increíble. Luego tanto el Primavera Pro como el Primavera Sound fueron instancias más acotados y difíciles en lo técnico tal vez, pero que logramos aprovechar al máximo.

-¿Qué tanto hacen crecer (o cambian) esas experiencias a un proyecto como el de ustedes? 

-Javier: Es que afuera nos va muy bien. Sentimos un real interés por lo que hacemos. En los conciertos vemos de todo, gente que no entiende, otros que graban con el teléfono todo el tiempo, muchos que bailan (en 7/8), etc. Viajar con amigos y hacer lo que te gusta con ellos no tiene comparación. Los viajes y giras son fundamentales en el desarrollo de un grupo humano. Resolver problemas, coordinar cosas, entender cuál es labor de cada uno. No somos un equipo grande, casi siempre viajamos 4 personas y lo hacemos todo. En lo personal, creo que el éxito de las cosas tiene que ver con que con muy pocos recursos o con muy poco hagas mucho. Somos un trio haciéndonos cargo de muchas cosas, entendiendo claramente cuál es la labor de cada uno, etc. Esto no se genera de la noche a la mañana, y los viajes son una acelerador para el desarrollo y ejecución de un proyecto artístico.

-Comentas que son tres y eso también se manifiesta en su música, donde hay distintos imaginarios. ¿Cómo es el trabajo de composición de Sistemas Inestables?

-Mauricio: Nuestras composiciones generalmente nacen de una célula; un momento de sincronía en medio del caos de la improvisación sonora que nos pareció que sonaba bien, que funcionaba como un sistema en sí mismo. Luego de rescatarlo, mediante repetición y variación, agregando capas y diseccionando, lo hacemos crecer en todos los sentidos guiando su desarrollo, pero siempre intentando no meter demasiado las manos para que no se pierda esa primera voluntad musical que en realidad es superior a nosotros, al igual que un organismo vivo con su propia voluntad de ser; cuando reconoces que algo es esencialmente algo, no le puedes pedir que sea otra cosa que aquello que ya sabes que es. Creemos que la música es algo mucho más grande que nosotros y que nosotros somos una suerte de médiums que la canalizan. Siempre he tenido la sensación de que cada composición es una suerte de Leviatán inconmensurable que pasa a través de nosotros poseyéndonos durante un breve lapso de tiempo; 5, 8, 10 minutos o lo que sea que dure cada composición.

-Javier: Ahora último, en algunas nuevas composiciones post “O”, hemos implementado de manera paralela ir maquetando los temas en el estudio, mientras los vamos creando. Es así como una idea que se genera en la sala de ensayo es llevada al estudio de forma inmediata en donde sentados frente al computador divisamos otras cosas que no podemos ver en la sala mientras tocamos, o no con tanta claridad, por lo mismo hemos implementado componer en la sala, llevarlo al estudio, pulirlo y luego volver a la sala para que las ideas sigan creciendo. El proceso de grabación y postproducción del ‘O’ tuvo algo de esto, pero ahora lo hemos estado implementando directamente en la creación.

-¿Están componiendo pensando en un nuevo disco?

-Javier: Lo estamos llevando con calma. Y la verdad es que hemos decidido estrujar nuestro disco debut. Recién lo sacamos el segundo semestre del año pasado, queremos llevarlo y tocarlo a muchas partes. el público es infinito y a diferencia de lo que pasa con muchos procesos creativos, en donde materializar una composición es mucho más lento que crearla y finalmente las bandas se terminan aburriendo del material que todavía ni siquiera han lanzado como disco, personalmente siento que hemos logrado llegar a un equilibrio. cada vez se nos hace más entretenido tocar ‘O’, cada vez vamos arreglando o puliendo algo, generando nuevas variaciones. Es como si fuera un desafío interpretarlo cada vez y eso lo hace muy interesante. Como que nos dimos cuenta y ya asimilamos que en nuestras presentaciones en vivo siempre algo va a pasar, nunca es igual un show del otro y eso lo hace emocionante. Pero si, es como que la música e ideas emanan de nuestras reuniones y ensayos y en estos últimos meses hemos estado componiendo nuevas cosas y material que realmente nos encanta. Esperamos pronto poder compartir lo nuevo.

-Lanzaron un disco, giraron por Europa, ¿qué hay en sus objetivos a futuro? 

-Javier: El público es infinito. Queremos tocar llevar «O» a cada rincón. En concreto estamos planificando nuestra 3ra gira nacional dentro del marco del #CicloLeRock. Esto sería en el mes de octubre y estaremos visitando las ciudades de Valparaíso, Santiago, Concepción, Valdivia y por primera vez, Puerto Montt. También estamos concretando algunos conciertos relevantes tanto en Chile como en el extranjero para este segundo semestre. Pronto tendremos noticias.

*Sistemas Inestables toca hoy en el marco del ciclo en el marco del ciclo Kiltronic. La cita es a las 21:00 en el Centro Cultural de España (entrada liberada), y al respecto la banda comenta que será una de las pocas veces que tocarán en Santiago durante 2019. Más detalles en este enlace.

Foto principal: Roberto Olivares


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *