LEYENDO

Corazones: 5 curiosidades a 30 años de su lanzamie...

Corazones: 5 curiosidades a 30 años de su lanzamiento

“Corazones” fue un disco controvertido desde su génesis. Tras el desgaste producido por el fracaso de “La Cultura de la Basura” (1987), la orgánica de Los Prisioneros se complicaría se quebraría a causa de un triángulo amoroso que llevaría a la salida de Narea. El quiebre también fue musical: dejando atrás un vanagloriado pasado de guitarras urgentes y mensajes contestatarias, el cuarto disco de Los Prisioneros presentó una desconocida cara electrónica de letras íntimas que terminaría guiando al pop local del nuevo milenio. Hoy, en el trigésimo aniversario del álbum editado por EMI el 20 de mayo de 1990, repasamos 5 datos entorno a él que vale la pena conocer.

***

SANGRE

Es tal vez una de las portadas más icónicas de la música chilena, pero la imagen que ilustra “Corazones” tiene una trastienda mucho más sencilla de lo que se podría pensar. Quien posa es el mismo González, vistiendo una camisa que compró para la sesión Carlos Fonseca -el mánager histórico de la banda- en el clásico Almacenes París de Av. Lyon. ¿La sangre? Pintura. La foto la tomó Alejandro Barruel y el diseño es de Vicente Vargas, quien además de protagonizar el video de ‘Un nuevo baile’ de Emociones Clandestinas, ya había trabajado con Los Prisioneros en la portada de “La Voz de los 80”.

CHANCHÁ

De “Corazones” se suele decir que es en realidad el primer disco solista de Jorge González. Aunque osada, la teoría tiene sentido: luego de la salida de Narea tras encontrar cartas de González dirigidas a su esposa, el compositor viajó solo a Los Ángeles, California para grabar el álbum. “La gente, el mánager y los demás, le hicieron una chanchá al Miguel (Tapia): el mánager le dijo “di que vay a trabajar” cuando tuvo que pedir la visa a Estados Unidos. Entonces Miguel dijo “voy a trabajar” y se la negaron porque no puede ir a trabajar, esa es una visa especial. Los hueones lo hicieron para no pagar dos pasajes”, comentaría luego González. El compositor grabó allá las nueve canciones junto a los productores Gustavo Santaolalla y Aníbal Kerpel.

Los Prisioneros - Corazones

MÚSICA DE LOCOS

Jorge González es un reconocido e inquieto melómano. Por eso no es de extrañar que el sonido de “Corazones” haya estado influenciado por la música que estaba emergiendo a finales de los 80. “Había una música que me estaba volviendo loco. O sea, Soul II Soul me cambió la vida. Todo el house, todo el hip hop también”, diría luego el músico, antes de nombrar a bandas como Run DMC o NWA. En su autobiografía “Héroe” amplía la muestra a la literatura: “Bananarama, Nitzer Ebb, Rick Astley engalanaban mis tardes junto a Lovecraft, bio de Chaplin, Shakespeare surtían mi imaginación”. En parte, el sonido que González quería plasmar en “Corazones” se logró gracias a instrumentos como la caja de ritmos Roland 808 -el mismo que hoy usa el trap- y un sampler Akai que Gustavo Santaolalla y Anibal Kerpel tenían en el estudio durante la grabación.

ROCKERS

El fracaso de “La Cultura de la Basura” funcionó como una motivación para Jorge González. Decidido a mejorar el nivel, el músico se encerró a componer durante un mes y volvió al estudio con una veintena de nuevas canciones. Entre ellas ‘Sudamerican Rockers’, el que sería el primer single de “Corazones”. Sin embargo, EMI decidió relanzar “La Cultura…” en el mercado regional, con nuevos arreglos y canciones que revirtieran el fracaso local del álbum. González decidió agregar a esa reedición la canción, que de todas formas se alejaba del sonido que se estaba fraguando en el nuevo disco. En Chile, ‘Sudamerican Rockers’ sólo sería editada como parte del “Grandes Éxitos” (1991) que el sello lanzó un año después del quiebre de la banda.

CLEOPATRA

Con los años, ‘Corazones Rojos’ se transformaría en un himno de esta etapa de Los Prisioneros, pero lo cierto es que antes de entrar al disco la canción tenía otro destino. Desde el 87, Jorge González venía colaborando con Las Cleopatras, un grupo performático feminista en el que además de su primera esposa –Jaqueline Fresard– estaban la actriz Patricia Rivadeneira, Tahía Gómez y Cecilia Aguayo, quien luego acompañaría a Los Prisioneros como tecladista en la gira de “Corazones”. La versión original de ‘Corazones Rojos’ incorpora las voces del colectivo y un coro algo distinto (“Hey cleopatras” en vez de «Hey mujeres»), y fue publicado en el vinilo con las grabaciones de Las Cleopatras que el sello Hueso Records lanzó en 2015.


Periodista. Director de Melómanos Magazine (@ignaciosilvva).

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario